Tipos de calabaza para la diabetes (insulina natural sin inyecciones)

Tipos de calabaza. La calabaza se considera como uno de los súper alimentos más sanos del mundo porque en su mayoría se cultivan de manera orgánica.

Por eso, se la utiliza en diferentes dietas para que los enfermos se recuperen más rápido debido a la gran cantidad de propiedades, vitaminas y minerales que posee.

Tipos de calabaza que ayudan con la diabetes

La calabaza es una excelente fuente de fibra que mejora el tránsito intestinal y puede favorecer la sensación de saciedad, puede ser ideal para rebajar de peso.

A nivel de vitaminas, la calabaza contiene grandes cantidades de provitamina A y vitamina C. También es rica en vitamina E, algunas vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6) y folatos.

La calabaza también contiene pequeñas cantidades de calcio y hierro.

Pero también, la calabaza, según un estudio publicado por el portal el confidencial, este fruto también tiene propiedades que favorecen a las personas que padecen de diabetes.

En un estudio realizado en 2009, la revista «Science, Biotechnology and Biochemistry«, indicó que la calabaza contiene trigonelinas y ácido nicotínico, dos sustancias que podrían favorecer la resistencia a la insulina y demorar el avance de la diabetes.

En otro estudio publicado en el «Journal of Medicinal Food» se indicó que la calabaza puede ayudar a mantener un nivel más bajo de azúcar en la sangre, ya que dicha fruta contiene algunos tipos de polifenoles con gran capacidad antioxidante. Y porque su índice glucémico moderado la convierten en una buena opción para las personas con diabetes.

Los polifenoles ayudan a combatir el proceso de envejecimiento y son un aporte de anitioxidantes.

En ese mismo sentido, investigadores de China sostienen que la calabaza posee efectos similares a los de la insulina que controlan la cantidad de azúcar en la sangre.

En este sentido, la calabaza en ese país, es utilizada para pacientes prediabiabeticos y diabéticos. Además, en se usa en Asia para tratar la diabetes y la glucosa alta.

Sin embargo, está debe ser considerada por un especialista que indique la cantidad que se debe consumir diariamente para evitar que, en vez de ser una cura, se convierta en la causa que empeore la diabetes. No más de 200 gramos día.