Por un siglo no se habló de carnaval sino de juego

dia-negros-carnaval-pasti

Por un siglo no se habló de carnaval sino de juego.  Ismael Botina popular maestro Buchón, es uno de los que mejor conoce la historia de nuestro carnaval de negros y blancos; como pocos, posee un capacho de documentos que narran la esencia de esta fiesta popular.

 ¿Sabe Ud. cuál es el origen? Todo comienza en el año 1607, en plena dominación española, se presenta la rebelión de los negros esclavos en la población de Remedios- Antioquía. Esclavos negros traídos desde el África. La sublevación se dio por los excesivos trabajos en las minas. Reclamaban un trato más digno. Este grito  asustó a los hacendados de Antioquía, quienes pidieron la mediación del Rey Juan Borbón de España.

El rey, quien dominaba estas tierras de ultramar,  preocupado por el  levantamiento, en  1680, firma la Cédula Real, mediante la cual concede un día “vaco”- de vacaciones a los negros esclavos y escoge el día cinco de enero, víspera de la llegada de Los reyes Magos,- que durante ese tiempo y hasta ahora es la fiesta de los españoles-  Además, es el día del  Rey Melchor, el rey de raza negra.

Por fin los esclavos de la Nueva Granada, tenían un día de descanso,  y era el cinco de enero.

La noticia se demoró años en conocerse, pero, al fin  llegó a Popayán, donde había muchos esclavos de raza negra. En ese tiempo, todas las costumbres de Popayán eran copiadas por la aristocracia de Pasto-  era  el tiempo del Gran Cauca,  Nariño  nació en 1904.

Entonces, en Popayán, cada cinco de enero salían los esclavos   y lucían sus vestimentas de colores, recuerdo de sus ancestros y danzaban en las calles al son de tambores y con tizne de carbón, pintaban a sus patrones en señal de amistad.

La costumbre llegó a Pasto, si bien acá no había muchos esclavos, los dueños de haciendas hacían la fiesta con los peones indios.

Durante los años 1800, por un siglo, se jugó con cosmético negro- no se hablaba de carnaval, sino de juego- . Cuenta la tradición que los jóvenes salían a las calles a cortejar a las  damitas quienes los esperaban en las ventanas y balcones, a recibir la pintica del cinco de enero. (Crónicas de 1860).

Pasado el  juego de los negritos, al siguiente día, todos se preparaban a la fiesta de Los Reyes Magos, que corresponde en el calendario católico al día de Epifanía. Todo el mundo tenía que asistir a misa de diez en el templo de San Juan y luego había la procesión con cuadros para-teatrales y  mostraba pasos de la historia sagrada, como el Arca de Noé, David y Goliat,  Adán y Eva;  algunos motivos eran montados en carretas de bueyes. Esta procesión se convirtió  con el paso del tiempo, en el desfile que hoy vemos con carrozas y comparsas.

La   mescla de religión  y costumbres paganas,   se unieron para formar lo que hoy se llama Carnaval de Negros y Blancos.

Esta es la esencia.

Por Manuel Eraso

viejomanolo1@hotmail.com

Domingo 4 enero de 2015