Inicio Noticias Opinión FECODE: ¿una derrota anunciada?

FECODE: ¿una derrota anunciada?

“Luego de una extensa negociación entre el Comité Ejecutivo y el gobierno y en medio de un paro nacional, de tres días, que tuvo como objetivos la salud, el aumento salarial y la modificación de la evaluación de competencias, la organización gremial del magisterio acordó levantar la jornada de paro luego de llegar a un acuerdo que dio respuesta a las peticiones de los docentes colombianos” (fecode). Así expresaba la Junta Nacional de la Federación Nacional de Educadores su decisión de levantar un paro de carácter indefinido y que a duras penas duró 72 horas. De acuerdo a sus criterios los objetivos del paro se cumplieron dejando una plena satisfacción entre los educadores colombianos.
¿Pero, es realmente cierto este juicio que a cientos de educadores dejó perplejos e insatisfechos…? Analicemos algunos puntos y lleguemos a conclusiones puntuales. Me permito, simplemente, recoger algunas voces de maestros colombianos que desilusionados con los resultados de la negociaciones expresan sus inquietudes. Al respecto expresa el docente José Miguel Zuluaga Giraldo: “Señores Fecode, después de mucho tiempo que se logra una alta participación del gremio docente en un paro citado por ustedes, el cual tenía grandes objetivos y sobre todo grandes expectativas por parte de quienes formamos parte de nuestra MAL REMUNERADA profesión, logran ustedes un acuerdo en el cual aún se nota la desproporción salarial con las demás profesiones, señores ¿qué significa un paro por un aumento de 15 mil pesos para los del 1278 nivel 2A, para los del 2277 nivel 14 – 30 mil?, ¿es así como vamos a lograr una dignificación de nuestra labor, peleando las migajas que se le caen de los bolsillos a estas ratas que se hacen llamar gobernantes?, con razón la prensa nos tuvo como burla durante estos días, con unas pretensiones tan absurdas, no era para menos, con estos representantes de nosotros siempre nos van a ver como el hazme reír de los empleados oficiales. 
La evaluación, como se ven las cosas el ministerio alarga los procesos y nosotros seguiremos en lo mismo… qué triste, no ser capaz este sindicato con un paro tan fuerte siquiera de lograr incentivos que nos motiven en nuestra labor.
Solicitemos la renuncia de la mesa de concertación que dio final al paro con este absurdo aumento salarial y un no tan claro sistema de ascenso.
ME SIENTO BURLADO EN MI BUENA FE CON ESTOS SEÑORES QUE SE DEJARON «MANIPULAR» POR LA MINISTRA Y SUS SECUACES”
Razones más que justas para estar en desacuerdo, pues su pronunciamiento es claro y contundente y deja ver como se “negoció” con premisas de mendigo, es decir por pequeñeces salariales, no de otra manera puede entenderse que los maestros del 1278 (nivel 2A) a duras penas recibirán como producto de su lucha, un incremento de pírricos quince mil pesos y los maestros del 2277 (grado 14) la deplorable suma de treinta mil pesos. ¿Y eso es saber negociar…? A eso le llaman victoria gremial y sindical? 
Igual o parecido argumento expresa el docente Freddy Stiveen: “Después de un paro de tres días se puede concluir que:
1. Seguimos con el peor sueldo de servidores públicos del país…
2. Nuestro aumento (detrimento) salarial no será más de un 3% …
3. La evaluación de competencias ya no se aplicará en noviembre sino en septiembre (bajo la misma política de gasto público)
4. Los docentes esperanzados marcharon, vieron noticias que le robaron su paz, leyeron las palabras de una ministra que de educación sabe tanto como sabe el presidente de FECODE de inglés…
5. Se crean más y más comisiones, que a todas estas no he visto los resultados de las comisiones ya existentes…
6. Personalmente no sé si sentirme sorprendido y aumentar mi decepción o simplemente conformarme y aumentar mi decepción pues creo que esto ya lo esperaba”.
Pronunciamientos que nos obligan a una reflexión gremial por cuanto son la clara manifestación de una decepción generalizada. Los maestros colombianos son utilizados y manipulados por líderes sindicales que no cuentan con la aceptación de las bases. Hace poco y en un pliego de peticiones entregado al gobierno nacional FECODE exigía la realización de una evaluación sanción a los maestros colombianos: “Art. 93 «Si el docente de aula perdiere por segunda vez consecutiva la evaluación anual de la labor docente será sancionado con el aplazamiento por un año en el ascenso del escalafón docente». Valiente defensa la que nos hacen condenándonos por mano propia a una muerte lenta y a una agonía segura.

No contentos con lo anterior y en el mismo pliego de peticiones, que entregaron al gobierno nacional, repito, con participación de los docentes colombianos en marchas por las calles colombianas, estos dirigentes exigían que al docente y directivos se los evalué anualmente (Capítulo IX Art. 86): “la evaluación se realizará cada año y su resultado final corresponderá a uno de los siguientes niveles: superior, básico o insatisfactorio. Se entenderá que la evaluación es superior cuando su resultado final sea igual o mayor a 85%; básica cuando su resultado sea igual o mayor a 60% y menor a 85%; e insatisfactoria cuando su resultado final sea menor a 60%. Cuando el resultado final sea de nivel insatisfactorio se considera que la evaluación se ha perdido o improbado…». 

Una lástima que nuestros dirigentes procedan de una manera tan mezquina y entreguen a un gremio a los mismos sinsabores salariales, que no se mencionen aspectos tan importantes como la cobertura escolar que nos mantiene en hacinamiento, que no se toque la necesidad de concertar un salario profesional digno para todos los maestros, que no se hable de modelos educativos y que se siga educando en condiciones desfavorables y vergonzosas. Bien pueden decir que treinta o quince mil pesos son significativos pero eso no paga la deuda que Colombia tiene con los educadores.
Razón tienen quienes expresan su inconformidad con este tipo de negociaciones y se sienten traicionados y pretenden la creación de una nueva organización sindical que verdaderamente defienda sus intereses. En salud simplemente se dice “que las cosas mejorarán” como tantas veces lo han expresado. Hacemos nuestra la inquietud del docente William Javier Duran Gómez:” ¿dónde quedó la NIVELACIÓN salarial? porque lo que hicieron fue un AUMENTO salarial, de por sí irrisorio. Seguimos siendo los profesionales peores pagos del país”. Y creemos que mientras los mismos politiqueros sigan liderando a un gremio tan importante como FECODE la educación seguirá postrada y los educadores devengando un salario cada día más irrisorio y vergonzoso. Hace treinta años que los cuadros sindicales no se renuevan y siguen las mismas caras y las mismas ideas con el mismo discurso engañabobos que obtienen idénticos resultados. 
Ese continuismo debe acabarse en FECODE y en todas sus filiales pues ya le han hecho mucho mal a la educación y a los educadores. Se han convertido en mamertos expertos en seducir incautos y en celebrar victorias ante cada nueva derrota… Pero quizá sea cierta la frase que un educador esgrimía ante estos repetidos hechos: “El gremio magisterial, al igual que nuestro país, tiene los dirigentes que merece…”. Y todo indica que los quince mil o treinta mil pesos obtenidos es el termómetro de un gremio acostumbrado a malos salarios y peores condiciones laborales. 
peobando@gmail.com