Inicio Noticias Opinión Diálogo de Sordos: Asonal Judicial y Consejo Superior...

Diálogo de Sordos: Asonal Judicial y Consejo Superior de la Judicatura

asonal-judicial-consejo-judicatura

Diálogo de Sordos:  Asonal  Judicial  y Consejo  Superior  de  la Judicatura. La  reunión  de  Asonal  Judicial  con  el  Consejo  Superior  de  la Judicatura,  terminó  en  un  rotundo  fracaso.   En  departamentos como  Bolívar,  el  Paro  Judicial  se  ha  radicalizado  tomando medidas como no recibir tutelas en salud o personas detenidas.

Hay 44.000 millones para Descongestión, pero el Gobierno exige levantar la huelga de inmediato para girar los recursos,  situación que Asonal no  acepta por  cuanto las peticiones incluyen el pago de  bonificaciones  y  nivelaciones  que  incluyen  a  toda  la  Rama Judicial, además de lo relacionado con la Fiscalía y el Inpec.

Ante  lo  anterior,  los  directamente  perjudicados  somos  los abogados  litigantes  y  el  pueblo  colombiano,  usuario  de  la Administración de Justicia, al completar  más  de  un mes de Paro Judicial. No se concibe como el Estado no es capaz de garantizar la  prestación  de  un  servicio  público  esencial,  como  es  la Administración de Justicia.

El diálogo de sordos no puede ser la entronización de  la famosa alocución  presidencial:    “El  tal  PARO  no  existe”  como  otrora sucediera  con  nuestros  campesinos.     Al  fin  y  al  cabo  a  los

judiciales  les  pagarán  su  prima  de  navidad  y  la  totalidad  de  los sueldos,  así  estén  en  paro,   -previa  compensación  del  tiempo perdido  mediante el socorrido mecanismo de trabajar una hora adicional-    pero  a  los  abogados  y  a  los  usuarios  quien  les responde por los perjuicios causados?

Los  litigantes  como  gremio  debemos  unirnos  y  protestar masivamente por este abuso.  Se anuncia para hoy una reunión del  Colegio  de  Abogados,  a  las  9  a.m.  ubicado  en  la  carrera  25 con 19, aledaño al  Sebastián  de  Belalcázar,    con el fin de tomar determinaciones urgentes.  cudamos todos.

Ya  es  hora  de  dejar  atrás  la  mansedumbre  y  la  desunión: exijamos  nuestro  derecho  elemental  al  trabajo,  mediante  la interposición  de  tutelas  masivas  ante  las  Altas  Cortes  y  el Consejo  Superior  de  la  Judicatura,  y  posteriormente,  las condignas demandas de reparación directa.

Por Luis Carlos España Gómez