El medicamento que reduce mortalidad en pacientes graves de COVID-19

Un estudio confirmo que en los casos de pacientes graves de Covid-19, el medicamento puede reducir en un tercio la mortalidad.

Se trata de la dexametasona, fármaco que disminuye en un tercio las probabilidades de que personas en cuidados intensivos por coronavirus mueran, así lo demostraron los primeros resultados que arrojó un estudio clínico.

Pacientes graves de COVID-19

“La dexametasona es el primer medicamento que observamos que mejora la supervivencia en caso de COVID-19“, indicaron los responsables del ensayo británico Recovery.

Por tanto, el gobierno del Reino Unido indicó que de manera inmediata empezará a suministrar ese asteroide a los pacientes contagiados con covid-19.

La dexametasona tiene un potente efecto antiflamatorio e investigadores de la  Universidad de Oxford lo suministraron a 2.000 pacientes graves con el nuevo Coronavirus. Según informaron medios nacionales, el medicamento se puso a prueba «entre quienes solo podían respirar con la ayuda de un respirador, la dexametasona redujo las muertes en un 35%, mientras que la mortalidad bajó en un quinto entre quienes recibían oxígeno».

“Es un gran avance en la búsqueda de nuevas maneras de tratar a enfermos de COVID-19”, dijo en un comunicado el doctor Stephen Powis, director médico del National Health Service (NHS), el servicio de salud británico.

“El beneficio en términos de supervivencia es importante entre los pacientes que necesitan oxígeno. Para ellos, la dexametasona debería convertirse a partir de ahora en el tratamiento de base”, estimó uno de los responsables del ensayo Recovery, el doctor Peter Horby, de la Universidad de Oxford.

“La dexametasona es barata, ya está comercializada y puede utilizarse de inmediato para salvar vidas en el mundo”, agregó. Sin embargo, el ensayo mostró que este medicamento no tiene ningún beneficio entre los pacientes que no necesitan asistencia respiratoria.