Video: médico amenazado que le enviaron panfleto y dos coronas fúnebres

Video del médico que fue amenazado: le enviaron panfleto y dos coronas fúnebres

La terrorifica experiencia la vive el medicó internista e intensivista José Julián Buelvas quien trabaja en la Clínica Maternoinfantil Adela de Char, en Soledad, Atlántico.

Médico amenazado

Según el relato del médico, le enviaron a su casa y su lugar de trabajo dos coronoas fúnebres porque lo acusan de supuestamente haber dejado morir a una paciente contagiada con el nuevo Coronavirus COVID-19.

En un panfleto en el que cual lo acusan de dejar “morir pacientes en la clínica Adela de Char por una negligencia abrumadora que trae sus raíces en otras clínicas”. Allí lanza su principal amenaza:

“ESA NEGLIGENCIA ESTOY DISPUESTO A CURARLA DE UNA SOLA MANERA (QUIERO, DESEO Y ESTOY ENCANTADO DE METERLE UNA BALA EN ESA CABEZA ESQUIZOFRÉNICA Y ALTIVA)”.

A través de un video, el médico con voz entrecortada asevera que ese tipo de señalamientos no tienen fundamento:

“Es imposible que dejemos morir a la gente, nosotros fuimos formados para salvar”.

En la grabación que fue publicada en la cuenta de Twitter del periodista Ricardo Ospina de Blu Radio, el médico alza una voz de auxilio por él y por todos los médicos del país que salen a diario a enfrentarse a la pandemia y muchas veces sin garantías. “¿¡Hasta cuándo?!”, señaló.

Dos coronas fúnebres

Buelvas, en una entrevista, con esa emisora contó que mientras estaba trabajando, el vigilante lo llamó y le dijo que tenía una encomienda, cuando fue a recibirla estaba envuelta en una bolsa negra y en papel regalo.

Al percatarse de que de lo que se trataba, dos coronas fúnebres, inmediatamente, llamaron a las autoridades para salvaguardar la integridad y seguridad del profesional de salud y la de su familia.

“Al llegar a casa encuentro la misma escena. Encuentro el mismo regalo, la misma corona fúnebre con fotos de mí y mi edificio. Había una amenaza de muerte haciendo referencia a la muerte de una paciente en pandemia”.

El médico instauró la denuncia ante las autoridades pero que no se le ha asignado ningún tipo de protección: “Recibir un sufragio en mi casa da mucho que pensar. Aquí no tengo seguridad”.

El profesional de salud, finalmente, hizo la siguiente invitación:  “Ya basta, suficiente. Tenemos que remar todos hacia un mismo punto. La desinformación es lo peor”.