Se trata de un Asistente de Observaciones Médicas, creado por el talento SENA para brindar soluciones tecnológicas a necesidades planteadas por profesionales de la Clínica Universitaria Bolivariana -UPB en Medellín, en donde aún no atienden pacientes con COVID-19 pero sí se preparan para la llegada de posibles casos.

Juan Guillermo Barrientos Gómez, director científico de la Clínica UPB afirmó que: “Todo parte de una necesidad que se tiene en el mundo, y es generar mecanismos de control de la infección ya que la población hospitalizada por COVID-19 requiere comunicación con sus familias y contacto con el personal de salud, dado el aislamiento al que deben someterse”.

“El SENA es una institución que le ha servido mucho al país y hoy más que nunca está llamada a tener un rol protagónico en la formación de talento humano”, añadió Barrientos.

Según los investigadores del grupo GACIPE, perteneciente al Sistema de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico –SENNOVA, también se analiza la posibilidad de que el Robot pueda entregarle a los pacientes, insumos o medicamentos de administración oral, al igual que la toma de temperatura. Esto sería posible solo en pacientes contagiados que se encuentran aislados, pero no en la Unidad de Cuidados Intensivos –UCI.

El Robot que tiene un peso de 23 kilos, 40 cm de ancho, 40 de largo y 1.30 cm de alto, cuenta con sensores para la toma de temperatura y permite una distancia con el paciente de 6 centímetros aproximadamente. Se maneja a través de una aplicación que funciona con el sistema operativo Windows y los comandos de control se envían por WiFi.

La comunicación que permite este asistente, se lleva a cabo a través de una videollamada en altavoz, cuidando así al médico tratante y al personal de enfermería, se estima que con el Robot, se reducen las interacciones físicas de cuatro profesionales por paciente, lo que minimiza el riesgo de contagios. Así mismo, la comunicación con sus familiares mediante este asistente, contrarresta episodios de depresión o ansiedad.

“Hemos venido estableciendo alianzas, hemos trabajo con universidades, con instituciones científicas y con empresas del sector privado, para desarrollar diferentes dispositivos y elementos que permitan hacerle frente a la pandemia. Nuestros centros de formación son fábricas y en ellos formamos a los aprendices, y ahora, durante esta emergencia, se están convirtiendo en centros de producción para entregarle herramientas al cuerpo médico colombiano y ayudarlos en su valiente lucha contra el COVID 19”, afirmó Carlos Mario Estrada Molina, Director General del SENA.

La cooperación entre el SENA y la Clínica UPB ha permitido que se empiecen a llevar a cabo las pruebas de funcionalidad tecnológica, que inicialmente se realizan sin pacientes.