Los equipos, forman parte del proyecto de modernización para procesos de formación del área ambiental del Centro Internacional de Producción Limpia Lope en Pasto, su costo asciende a los 200 millones de pesos. 

Gracias a este proyecto de innovación y modernización; los aprendices del área de Gestión Ambiental lograrán, mientras se sumergen en ambientes inusuales como las aguas del Rio Pasto, medir con precisión el caudal o la calidad del agua.

Según el instructor Gustavo Jurado Chávez, este proyecto de innovación trae 6 equipos que fortalecerán la línea de formación en Gestión Ambiental Urbana, “estos dispositivos se centran básicamente, en el control de parámetros ambientales que nos permiten identificar posibles fuentes de contaminación tanto en agua como en aire”, explicó.

Jurado Chávez, asegura que estos aparatos de tecnología de punta, cuyo valor asciende a los 200 millones de pesos, son tan fuertes que perfectamente, pueden soportar fenómenos naturales como el torrente del rio, “el flow tracker por ejemplo, permite la medición de este proceso por medio de un sensor de sonido”.

Un segundo dispositivo,  sonda pro plus,  permite hacer la medición de calidad del agua, mientras que un termo hidrómetro permite medir condiciones ambientales. A la vez que un sonómetro permite medir la cantidad de sonido en un proceso ambiental. Finalmente,  completa el equipamiento, un sistema de posicionamiento global (GPS) que identifica el sitio de trabajo y enviar a un sistema la información geográfica.

Ángela Jazmín Gutiérrez Ordoñez, aprendiz del programa de Sistemas de Gestión Ambiental, expresa: “Los nuevos equipos nos brindan más precisión a la hora de hacer un muestreo. A través de la adquisición de estos equipos de punta accedemos a conocimiento actualizado que nos permitirá avanzar y ser pioneros en nuestra carrera”.

De igual forma, Tania Jiménez, técnica en Control Ambiental recalcó la importancia de esta adquisición: “Esta es una gran oportunidad de aprendizaje para nosotros, ya que contamos con todas las medidas de seguridad para hacer correctamente nuestro trabajo en el rio. Tenemos un equipo especial para protección personal”, concluyó.

El equipamiento, según el instructor Jurado Chávez, ayuda a la determinación de condiciones ambientales atmosféricas, de temperatura, humedad y precipitación, entre muchas otras. “Ahora contamos con un mecanismo completo para seguridad y salud en el trabajo que nos permite tener contacto directo con el rio”, finalizó el instructor.

Pie de foto: Entre las fortalezas de la nueva adquisición esta la capacidad de sumergirse en aguas torrenciales, obtener información exacta de medición y ubicación para compartirla a un sistema de información geográfica.

redactora:

Gema Lucy Molina Martínez

Periodista.

Oficina de Comunicaciones – SENA Regional Nariño