Abraham González, líder de la comunidad católica no romana Perlatura Apostólica de Corpus Christi, conoció a Adriana Torres y no tiene gratos recuerdos.

El obispo González le aseguró a Blu Radio que conoció a Torres en Medellín, cuando ella hizo parte de la comunidad de los frailes misioneros Bompastoriana, hace 10 años. La supuesta religiosa estuvo por dos meses en esa conglomeración y salió por “graves denuncias”, sin especificar qué fue lo que hizo la monja para ser expulsada.

Asimismo, el obispo manifestó que la simpatizante del expresidente Álvaro Uribe, a la que dijo conocer “completamente”, “no es romana, y sí es una pícara de tiempo completo”. Además señaló que a ella la sacaron de un barrio de Medellín por estar haciendo “negocio con la caridad”.

“Supuestamente iba a ser la primera sierva Bompastoriana, íbamos a abrir la comunidad femenina con ella, pero resultó todo un fiasco, moral y jurídicamente. […] No pertenece a ninguna comunidad religiosa. Es una mentirosa de tiempo completo. […] Se llama Adriana y es una persona poco recomendable”, aseguró el obispo.

Ya la congregación Carmelitas Misioneras negó que la monja Torres hiciera parte de su comunidad, luego de que ella dijera que era una “carmelita misionera”. De igual manera, el presidente de la Conferencia de religiosos de Colombia, el marista César Rojas, le dijo a Semana que la simpatizante de Uribe no está registrada en ninguna de las congregaciones del país.

Cabe recordar que la supuesta religiosa se volvió foco de los medios cuando este marte, en pleno centro de Bogotá, gritó (con megáfono y todo): “¡Que viva el sagrado Álvaro Uribe!”, en apoyo al expresidente, que ese día presentó su indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia por el proceso de falsos testigos en el que está vinculado.