El expresidente llegó al Palacio de Justicia, a las 6:40 de este martes, y el ambiente en que lo hizo refleja la polarización del país en torno a su figura.

Como es usual en varias de las apariciones públicas del senador, los gritos hicieron parte de su llegada al recinto. En medio de arengas como “¡Uribe, paraco, el pueblo está berraco!”, y “¡Uribe, amigo, el pueblo está contigo”, los asistentes se dirigieron al expresidente.

Así se vivió el ambiente alrededor del Palacio de Justicia:

Álvaro Uribe entró por la carrera Octava, vía en la que, en ambos lados, se hicieron los seguidores y contradictores del Centro Democrático.

Hasta cuando entró al recinto de la justicia, ambos bandos se manifestaron con pitos y arengas, pero de manera pacífica.

Uribe arribó acompañado de Jaime Granados, su abogado principal; Juan Felipe Mejía, su abogado suplente; y Víctor Mosquera, abogado internacional.

El expresidente llegó en total prudencia y no dio mayores declaraciones a los medios. Eso sí, apretó las manos de varios de sus seguidores.

Caracol Radio informó que David Espinosa, otro abogado suplente de Uribe, dijo que, desde la defensa, están tranquilos y que tienen suficiente material probatorio para demostrar la inocencia del senador.

El abogado pidió prudencia a los seguidores que están ubicados cerca del Palacio de Justicia y agregó que el tiempo que tarde la diligencia dependerá del magistrado César Augusto Reyes.