Un militar llegó con su hijo en brazos a un centro médico de Medellín, pidiendo ayuda porque el niño estaba “muy mal”, luego Medicina Legal pudo establecer que ya estaba muerto y que había sido por golpes, hace pocas horas un juez lo condenó a tres décadas de prisión.

Las pruebas que encontró la Fiscalía indican que el sargento Richard Andrés Pérez mató a Sergio Andrés, su hijo de cinco años de edad.

El militar tenía la custodia del pequeño y el maltrato, había sido por meses.

Este crimen ocurrió en febrero de 2016 y desde entonces el sargento del Ejército Nacional estaba bajo investigación.

Los hechos

Hace tres años Pérez llevó al niño a una clínica por un supuesto vómito y cuando los médicos lo vieron, detectaron que tenía desnutrición y graves lesiones en el cuerpo.

No reaccionaba y se determinó que había ingresado sin signos vitales.

Al principio el sujeto alegó que el menor era inquieto y se caía mucho, pero los moretones no parecían de caídas.

Cuando Medicina Legal hizo la necropsia encontró dolorosas huellas de maltrato físico: traumatismos severos en intestinos, páncreas y riñones.

Patadas, puños, golpes contra el piso y las paredes hicieron mella.

“De acuerdo con el dictamen del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, el menor de edad falleció a causa de traumatismos severos”, indica El Colombiano.

Hasta un a fractura en su brazo izquierdo presentaba.