Leyendo una nota publicada aquí, de un señor denominado Alejandro Castillo, llega uno a la conclusión de que la matriz mediática de la mentira y la guerra sucia contra la oposición -hoy comúnmente denominada como Fake News-, no es cosa solo de uribistas. Los extremos se unen. El señor Alejandro Castillo, junto a un grupo de antiguos trotskistas, de los más conocidos, los profesores Fernando Panesso, Flavio Noguera y el teatrero y actual contratista de la Alcaldía de Pasto Raúl Ramírez, aliados al exsenador, exministro de justicia, exgobernador y empresario regional del negocio de la gasolina, Parmenio Cuellar; todos juntos integran el grupo que respalda la Candidatura a la Gobernación de Nariño del ingeniero Carlos Santacruz. Este grupo se ha atrincherado en un nodo de Colombia Humana autodenominándose “Nodo de la 16 Petristas Purasangre”. (Lo de la 16 es por la sede que tienen en la calle 16 de la ciudad de Pasto).

Es un grupo donde el sectarismo y el aislamiento político de los procesos amplios y alternativos, es la condición principal para poder hacer parte de esta secta. Se denominan de izquierda, pero su principal enemigo no es el uribismo sino, el resto de la izquierda, desprecian el dialogo político y aunque han negociado burocracia y hecho parte de varias administraciones locales y departamentales, acusan a la izquierda de negociar cargos, como quien dice, acusar es la mejor forma de esconder su propia condición. Para este grupo, no existe posibilidad alguna de coaliciones, ni acuerdos políticos, ni programáticos, consideran las convergencias como escenarios politiqueros y se han dedicado a obstaculizarla, ven la diversidad y la diferencia como una amenaza y el resto de los seres mortales son impuros, considerándose ellos como los portadores de una “moralidad” política e ideológica muy cercana a la pureza fascista y metafísica pregonada por Hitler. Este es el reducido nodo de la 16 de petristas purasangre que apoya al Ingeniero Carlos Santacruz. ¿Es esto coherente y está en consonancia con la visión de ciudadanías libres y con el programa que abandera hoy la Colombia Humana – Unión Patriótica? ¿Con esta táctica pura, sectaria y de capilla, la Colombia Humana – Unión Patriótica podrá construir un gran proyecto político regional amplio que impulse la candidatura de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia? Es claro que no y por eso fue el propio Gustavo Petro en cabeza de Colombia Humana y la Unión Patriótica al unísono quienes no le dieron el aval al Ingeniero Carlos Santacruz.

Este grupo de radicales sectarios, se ha prestado además para entorpecer la posibilidad de una convergencia amplia y alternativa a la Gobernación en Nariño y le han hecho el juego al exministro y empresario de la gasolina Parmenio Cuellar, en lo que podríamos llamar “las últimas jugaditas de Parmenio Cuellar”. Me explico: El candidato verdadero y real de Parmenio Cuellar a la Gobernación de Nariño es John Rojas, que viene del vargasllerismo, ha reunido en su campaña sectores de Cambio Radical, del partido de la U y del Uribismo. Se pregunta uno ¿Por qué el afán de Parmenio Cuellar en sostener una candidatura inviable como la de Carlos Santacruz, que ni siquiera marca el 1% en las encuestas? ¿Por qué la premisa fundamental orientada por Parmenio al grupo autodenominado petristas purasangres de la 16 fue y sigue siendo la de mantenerse al margen y atacar la convergencia amplia y alternativa que se ha tratado de construir? Es claro que hubo y sigue existiendo una táctica política parmenista para dividir y debilitar a la convergencia que era la única que podía ser competitiva frente a la candidatura de John Rojas. Parmenio Cuellar quien apoya a la Alcaldía de Pasto al uribista German Chamorro, poniéndose al margen y en el lado opuesto de la candidata Socorro Basante, quien surge del proceso de convergencia amplia y alternativa por Pasto entre el Partido Verde, la Colombia Humana – Unión Patriótica y el Polo Democrático Alternativo, quería, como su principal propósito, neutralizar a la Colombia Humana – Unión Patriótica, quitarle su potencialidad y su competitividad en el actual escenario político Nariñense y de paso, controlarla de acuerdo a sus intereses. A lo que hay que agregar que la señora María Clemencia Rodríguez esposa de Parmenio Cuellar es en este momento persona clave en la campaña de Jhon Rojas, así como también lo fue en la misma campaña de las elecciones 2015. A eso ha prestado gran apoyo el nodo de petristas purasangres de la 16, han servido como idiotas útiles, o tal vez muy conscientes, para querer destruir a la Colombia Humana – Unión Patriótica y de paso hacerles el flaco favor a las aspiraciones uribistas de tomarse el gobierno departamental.

Adenda 1. El exsenador y empresario de la gasolina Parmenio Cuellar, quien apoyó en las elecciones pasadas al empresario Harold Guerrero, vargasllerista de pura cepa y con quien comparte el negocio de los combustibles en Nariño, en vez de meterse a destruir a Colombia Humana – Unión Patriótica, debería explicarle a Pasto y Nariño su relación con el problema del contrabando de los combustibles que ponen a Pasto y Nariño cada fin de mes en crisis por su desabastecimiento.

Adenda 2. Otro personaje oscuro que está detrás de los petristas pura sangre del nodo de la 16, quien apoya al liberal Nicolás Toro a la Alcaldía de Pasto, es el profesor Jesús Martínez Betancourt, quien iba a aspirar a la Asamblea Departamental por el Partido Liberal, hermano del exparlamentario liberal y jubilado Darío Martínez Betancourt, y cuya esposa es la actual Secretaria de Hacienda de la Alcaldía de Pasto; excomunista converso a la tradicionalidad y a las maquinarias clientelistas que también conspira contra la convergencia alternativa de Pasto y Nariño.

Adenda 3. Por su parte, el ingeniero Carlos Santacruz, y un sector de los elenos, los cuales lo atornillan desde el Polo en su aspiración, deben muchas explicaciones a la sociedad nariñense y caucana sobre el manejo de más de 80 millones de euros que co-administraron en proyectos de cooperación internacional en el marco de la apuesta Laboratorio de Paz de la Unión Europea en la cordillera nariñense y el Sur del Cauca, comunidades que después de haber mirado ir y venir tantos recursos, siguen hoy sumidas en la más extrema pobreza, sin vías, ni acueductos, ni salud, ni educación y con los partidos tradicionales y el uribismo enquistados, en plena hegemonía ideológica y política.

Los puros algo esconden.