Tras repudiar de manera enfática estos hechos y extender su solidaridad a los familiares de las víctimas y al Ejército Nacional, el mandatario Camilo Romero hizo un llamado al país para que no siga la indiferencia ante la compleja situación del departamento donde no sólo no llegó la paz sino donde además se agravó la guerra.

“Con la misma vehemencia con que exigimos respeto a la vida de nuestros líderes sociales, exigimos respeto para los miembros de nuestra fuerza pública”, con estas palabras el Gobernador de Nariño, Camilo Romero Galeano, rechazó de forma enfática el ataque contra un pelotón del Ejército en zona rural del municipio de Cumbitara.

El reporte parcial que recibió el mandatario departamental, hasta la noche de ayer jueves, daba cuenta de la muerte de tres soldados profesionales y de un sargento de la institución.

“Esta es una situación lamentable y que nos duele. Nos reporta el Ejército que este ataque está relacionado con disidencias del Frente 29 de las Farc. Esto lo que representa es que en buena parte del territorio de Nariño no solo no llegó la paz, sino que se ha intensificado la guerra”, advirtió el mandatario de las y los nariñenses quien además expuso que en la subregión de Cordillera se mantienen intensos combates entre la Fuerza Pública y grupos armados ilegales.

Enfatizó en que el país no puede seguir indiferente ante la tragedia que viven territorios como el de Nariño. “El llamado es uno: a que pare la guerra, a que paren los asesinatos a nuestros soldados y policías, así como pedimos que cesen los asesinatos de los líderes sociales”, concluyó el Gobernador.