Durante algunas puestas de sol, en febrero, la cascada conocida como Cola de caballo, en el parque nacional Yosemite de EE.UU., brilla como si se tratara de fuego.

Este fenómeno óptico es conocido como cascada de fuego y reúne a decenas de turistas curiosos.

Un fotógrafo captó la famosa “cascada de fuego” que caía por el Horsetail Fall en el valle de Yosemite, California, en este increíble lapso de tiempo.

El resplandeciente color dorado del agua, es causado por la luz del atardecer que pasa a través del ‘Otoño de la Cola de Caballo’ en un ángulo único que solo es posible durante el mes de febrero.