La dijo en el juicio en su contra por el brutal crimen de la niña de 7 años, pues Fiscalía la acusa a ella (y a su hermano Francisco) de encubrir al asesino.

Catalina Uribe Noguera entregó su testimonio, este viernes, sobre lo que ocurrió el pasado 4 de diciembre de 2016, día en el que su hermano Rafael Uribe Noguera raptó, violó y asesinó a la niña Yuliana Samboní, en un apartamento en Bogotá.

La mujer aseguró en la audiencia, que transmitió El Tiempo, que una vez se enteró de que a su hermano lo buscaba la Policía porque estaba implicado en la desaparición de una menor, ella fue hasta el apartamento en donde creía estaba Rafael, y que luego de varios intentos su hermano Francisco pudo ingresar al trepar por un muro.

Tiempo después, dijo, ella ingresó y se encontró con colillas de cigarrillo, botellas de aguardiente y aceite regado por el piso. También, que intentó buscar “alguna pista” sobre la niña, pero que no la encontró.

“Entré al baño, y nada. Entré a este cuarto que estaba bien empapado en aceite… Obviamente, entré con cuidado para no caerme, porque estaba bien resbaloso”, dijo, mientras señalaba en un tablero los espacios interiores que recorrió.

“No vi nada extraño”, acotó.

Frente a este relato, el abogado que defiende a los hermanos Rafael Uribe Noguera le preguntó a Catalina si para ella no era extraño ver aceite por todos lados, y su respuesta fue:

“Eso era lo más extraño. Como dijo Francisco, realmente… para la familia eso no era… para mí era extraño porque eso no es un comportamiento normal, para mí, para mí. Pero, para Rafael, en varias ocasiones yo llegaba a la casa y esto era lleno de aceite, él encerrado y el baño en aceite. Era hiperincómodo cada vez que él hacia eso en la casa. Era una tragedia, y le preguntábamos y entonces lo llevábamos al centro de rehabilitación y toda la cosa, pero era difícil el tema…”

Antes de que terminara su relato, el abogado la interrumpió para que prosiguiera con el tema anterior. Fue ahí cuando Catalina aseguró que pese a la búsqueda no encontró a la niña, y que por eso creyó la versión que dio su hermano: que la niña presuntamente se había bajado de la camioneta.

Rafael Uribe también se refirió al tema del aceite, en la declaración que dio este miércoles, y narró lo que hizo luego de esconder el cuerpo sin vida de Yuliana: “Veo que el piso está muy engrasado con aceite y tomo un trapero que hay cerca de la cocina, y trato de limpiar lo que más puedo”, dijo.

Si bien Catalina dio a entender con su relato que Rafael, al parecer, tenía un fetiche con el lubricante, lo cierto es que la Fiscalía señaló que el cuerpo de la pequeña habría sido bañado en aceite con la intención de borrar cualquier evidencia, informó Noticias Caracol, 10 días después de los hechos.

Es por eso que la Fiscalía sospecha que los hermanos Uribe Noguera estarían implicados “en relación con el ocultamiento” de las pruebas, y que “puede haber sido la génesis de una obstrucción a la justicia”, se lee en un comunicado del ente acusador.