Conquistar un lugar a pulso en el País con el reconocimiento a la “Mejor cocinera nacional y mejor nueva revelación” no es un resultado casual, sino la suma de inmensos esfuerzos personales, familiares y de la cultura comunitaria en Nariño, alcanzados por el liderazgo de Aníbal Criollo Salazar y su Familia.

Marcela Criollo, joven mujer cabeza de familia, portadora auténtica del patrimonio gastronómico tradicional, es ejemplo de superación frente a modelos de formación técnica que le discriminaron, que aún se niegan a reconocer el valor de la laboriosidad y creatividad surgido desde la base de los mundos de la vida cotidiana de fogones, tulpas, tareas de producción y agricultura de indígenas y campesinos; quienes han sorteado desde tiempos milenarios, con ejemplar esfuerzo desde valores como el amor, la solidaridad y la reciprocidad las adversidades para poner en el sitio que se merecen los sabores y saberes de dinámicas como las reservas campesinas de conservación en el Encano Nariño, los intercambios solidarios y un renovado proceso de Formación Integral, constituido ya en movimiento real de nuevas redes de cocineras y cocineros, Escuela viva de Cocina Tradicional en el Terruño.

Esta incursión y conquista de Marcela y el Equipo Naturalia, se constituye en excelente estímulo para repensar y motivar esfuerzos como los adelantados por el Festival “Pasto Capital Gastro diversa” de la Alcaldía de Pasto, de las emulaciones esperadas tanto del trabajo de innovación social de la Gobernación de Nariño, del liderazgo empresarial de Cámara de Comercio, etc.

Expresa el equipo Naturalia un agradecimiento a todas las voces de la Región, el País, a los participantes y a quienes de forma expresa o anónima apoyaron y siguen materializando en solidaridad vivida la construcción de paz con sello patrimonial desde el poder de la agricultura familiar y las alternativas creativas de la alimentación saludable y propia. Nos sumamos a las palabras de Silvio Sánchez Fajardo:

“El fin es reconstruir el espejo trizado para reconocernos en estos rinconcitos del sur para afirmar la vida”.