Eso contó en RCN la hermana de Ilse Amory Ojeda, que dijo que la madre del hoy sospechoso del crimen ya le había advertido a la víctima que corría peligro.

Según explicó en el programa Cuatro Caminos Alejandra Ojeda, hermana de la sargento chilena asesinada en Santander, su hermana sostuvo una conversación telefónica con la mamá de Juan Valderrama, Jinette Amézquita, que le dijo que era mejor que tomara su dinero y regresará a Chile porque su hijo estaba “loco”.

“La mamá le había aconsejado a mi hermana, y le decía que tomara su dinero y se devolviera a su país… Decía: ‘yo no sé en qué momento mi hijo perdió el horizonte, vive en una realidad que no le corresponde», dijo la mujer.

Y agregó:

«Mi hijo, lamentablemente, es malo como su padre’”, dijo Alejandra, en entrevista con el programa del Canal RCN.

Para confirmar esa versión, la mujer mostró en el programa una conversación telefónica que tuvo recientemente con Amézquita, y que grabó:

“Yo le decía: ‘Amory, cómo puedes tu venirte de tu país, alejarte de tu familia y de tus cosas, detrás de un muchacho de estos… ¡loco, loco! Él está viviendo en un mundo que no es ni real’. Ella decía que se llevaba bien con él y lo quería mucho. Le insistí: ‘Mujer, eso no es querer, tienes que aprender a quererte primero tú misma”, contó la mamá de Valderrama, sobre la advertencia que le hizo a la víctima.

Pese a este aviso, Amory Ojeda siguió viviendo su idilio junto al hombre 23 años menor que ella (tenía 51), que le juró amor eterno atraído solo por el dinero de la expolicía de carabineros.

Pero la relación desmejoró cuando, según el programa, la chilena se percató de que su amado le era infiel y que estando con ella en Colombia se había casado con otra mujer mayor: una ciudadana estadounidense.

Cuando Amory Ojeda quiso reaccionar ya era tarde, pues desapareció misteriosamente el pasado 30 de marzo en Bucaramanga.

Días después, el cuerpo de Ilse fue hallado en estado de descomposición e incinerado en zona rural de Portachuelo, en Rionegro (Santander). Medicina Legal confirmó que la mujer extranjera presentaba “trauma craneoencefálico severo” y que su forma de muerte fue “violenta” y de “tipo homicidio”.