La congresista Maritza Martínez del Partido de la U., concedió una entrevista en Blu Radio donde explicó se salió del congreso y no votó en el debate sobre objeciones a la JEP.

Según Martínez, está comprometida con la paz en el país, pero tiene reparos con un artículo de la ley estatutaria.

La senadora aseveró que ella estaba dispuesta a votar contra las objeciones del presidente Duque frente a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), a pesar que tiene “una incomodidad con el artículo 153”; sin embargo, cuando ella quiso dejar constancia de ello, no la dejaron hablar y decidió retirarse.

“Sí iba a votar contra las objeciones sin ningún problema. [Se salió] Porque no me dejaron hablar y yo considero que en el artículo 153, pese a la claridad que generó la Corte Constitucional en algunos aspectos de ese artículo, sigue quedando un agujerito. Un agujerito en un país donde los delincuentes saben cómo utilizar este tipo de pequeños escapes que no merecen”, manifestó Martínez.

Martínez aseveró, en el medio, que su decisión no tuvo que ver con que días antes de las votaciones para hundir o salvar las objeciones a la JEP el Gobierno nombrara a su gerente de campaña, Orlando Barbosa Villalba, como su representante ante el Consejo Directivo de Cormacarena.

Finalmente, ratificó que va a “votar en contra” de las objeciones, pero la “tienen que dejar hacer la constancia” porque es su “derecho”.

“Jamás he dicho: ‘Voy a acompañar las objeciones’. […] Yo soy indispensable para el voto ¿cierto?, pero mi opinión no es importante. Así no pueden ser las cargas dentro del Senado”, concluyó.