La Fiscalía aseguró en la audiencia contra Juan Valderrama, que encontró una foto de Ilse Ojeda en su celular que fue tomada el 31 de marzo, al mediodía.

Ese sería un indicio de que para esa fecha seguía con vida.

No obstante, justo ese día, el colombiano Valderrama viajó a Rionegro, Santander, donde se encontró el cuerpo incinerado de la chilena, según el ente acusador, citado por Vanguardia Liberal.

La Fiscalía tiene videos de cámaras de seguridad donde se ve el vehículo del señalado del crimen de Ojeda pasando por el peaje entre Bucaramanga y Rionegro, hacia las 11:35 de la mañana, del 31 de marzo, dijo el medio.

En las cámaras también se registró que Valderrama se devolvió a Bucaramanga a la 1:20 de la tarde y volvió a viajar a Rionegro a las 2:30 de la tarde, esa vez en compañía de un hombre, que sería al que le pagó 200.000 pesos para incinerar los restos de la víctima, haciéndole creer que se trataba del cuerpo de una vaca, indicó el diario.

Finalmente, a las 3:08 de la tarde el colombiano y el otro hombre regresaron a Bucaramanga.

Esos registros se vinculan con la fotografía de Ojeda, que según describió la Fiscalía, dijo Vanguardia Liberal, se ve la rodilla de ella en la parte trasera de un carro.

Estas evidencias se suman a las muestras de sangre que se encontraron en la casa de Valderrama y a las transacciones de dinero que recibió el colombiano, por parte de su novia chilena.

Por eso, el señalado fue acobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario, y podría ser condenado a 50 años de prisión por los crímenes de desaparición forzosa y feminicidio agravado.