Tras un intenso paro que bloqueó la vía panamericana y dejó multimillonarias pérdidas y luego de haber llegado a un acuerdo, el presidente Iván Duque estuvo en el municipio de Caldono (Cauca), pero se fue de allí sin reunirse con los representantes de la minga indígena.

Una de las razones de Iván Duque para no encontrarse con la Minga fue que el Fiscal General había advertido que grupos infiltrados en las manifestaciones indígenas planeaban atentar contra el mandatario.

Tras conocer esa información, Duque desistió su decisión de reunirse con los indígenas, a pesar que éstos habían dicho que Su guardia indígena garantizaban la seguridad.

Posteriormente, el gobierno a través de fotografías intenta demostrar que para el encuentro se contaba con 200 sillas para representantes indígenas, las cuales estaban localizadas en un lugar abierto al público.

A pesar de no darse el encuentro, los acuerdos, al parecer, siguen en firme y el vocero del CRIC, José Pete, aseguró que están abiertos al diálogo con el gobierno.

Por su parte, la Ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez dijo que las partes siguen adelantando comités técnicos.

«El día de hoy (martes) estaba previsto el diálogo con el presidente. Mañana hay otras reuniones con técnicos, con la Agencia Nacional de Desarrollo Rural y con el Igac (Instituto Geográfico Agustín Codazzi). El Gobierno sigue en su tarea de cumplir porque nosotros ni gobernamos por presión de una protesta, ni dejamos de gobernar por el hecho de que no acudan a un diálogo social», añadió