El hecho se presentó el pasado jueves cuando la joven de 28 años llegó hasta el Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro donde murió en el piso y envuelta en una cobija.

Según se conoce, la joven ingresó al hospital con un fuerte dolor y pedía a gritos ayuda a los médicos; sin embargo, después de una de haber ingresado murió ante las personas que esperaban ser atendidas.

De acuerdo a los familiares, existió negligencia médica, a pesar que la joven tenía una enfermedad terminal.

“No hubo negligencia, el personal que se contrata para estos servicios, es totalmente idóneo y capacitado para atender ese tipo de urgencias”, dijo el subgerente del hospital San Pedro, Héctor Argoty Mejía, publicó Diario del Sur.Diario del Sur.

El funcionario dijo a ese diario local que ‘la paciente luego de media hora de hacer su ingreso a la unidad entró a un paro cardiorrespiratorio y a los dos minutos y medio recibió atención por el equipo multidisciplinario que está constituido para activar un código azul’.

Algunos de los presentes trataron de prestarle ayuda mientras que otros informaron rápidamente de la situación a un vigilante que con la ayuda de tres personas levantó a la mujer para llevarla a un consultorio, pero ya había perdido la vida, indicó ese diarioese diario.

El subgerente explicó que a pesar de los esfuerzos médicos que se prolongaron por más de 30 minutos, la paciente no respondió y falleció como consecuencia de un paro cardiovascular de carácter fulminante que no permitió ser revertido con ejercicios de reanimación.

“Nos vamos a asesorar bien y luego interpondremos la denuncia contra el personal que en ese momento estaba de turno, ya que ellos fueron los negligentes”, señaló una de las familiares.