Se trata del testimonio de Tania Lorena Pérez, alias ‘Pao Pao’, senalada de haberse infiltrado en el gobierno de Nicolás Maduro.

Pérez habló luego de demostrar que no es aliada del régimen y que sí escapó realmente para buscar refugio en Colombia.

Según dice, prefirió huir porque no se quiere prestar para prácticas que están fuera de la ley y porque, para ella, Juan Guaidó debería ser el presidente de su país.

“Vine fue a pedir refugio, igual que cualquier venezolano, escapando de un gobierno que no está haciendo el trabajo bien”, afirmó la mujer a Blu Radio, y aclaró que no viene a Colombia a entregar información de inteligencia sobre la policía de su país.

Interrogada por ese mismo medio sobre la situación económica que vivía en Venezuela, dijo que recibía ayuda de su familia desde Cúcuta, entre otras cosas, porque el salario que recibía no alcanza para nada.

“El sueldo eran 18.000 soberanos, que vienen siendo aquí como 18.000 pesos. No alcanza, no se compraba nada. Yo vivía de lo que me enviaba mi familia, mi mamá semanalmente me enviaba dinero”, contó Tania Pérez a Blu.

Según ella, la mayoría de policías recibía ayuda, pero otros buscaban otras maneras: revendiendo gasolina y prestándose para corrupción.

Un testimonio más desalentador de lo que ocurre con los uniformados en el país vecino lo dio la teniente de la Guardia Venezolana Katiuska Jamboos, que huyó del régimen de Maduro hace pocos días.

Según ella, el salario que recibía era equivalente a tres dólares.

“En enero nos subieron el salario mensual a 40.000 soberanos, antes cobrábamos 10.000 soberanos. Esos son tres dólares, en Venezuela ganaba tres dólares mensuales”, explicó la oficial a La F.m.

Ambas mujeres hacen parte de los más de 700 miembros de las fuerzas armadas del vecino país que han cruzado la frontera en busca de ayuda y huyendo del régimen de Maduro.