Se trata de la versión que entregó el capitán Holger González, encargado de la seguridad de la escuela, a investigadores de la Fiscalía General de la Nación.

Lo primero que hizo el oficial fue contradecir las versiones –basadas en videos de seguridad– de que la guardia de turno no hizo nada por detener la camioneta Nissan Patrol que, el 17 de enero de 2019, explotó 80 kilos de pentolita provocando la muerte de 22 cadetes, indicó El Tiempo.

El capitán aseguró que él moduló por radio a 3 guardias para detener el vehículo que ingresó a las instalaciones de la escuela. Primero, dice el periódico, el oficial conversó con un auxiliar en la puerta de la escuela y luego con otros dos centinelas.

Sin embargo, “los policías no explican si estaban armados y, de ser así, por qué no dispararon a las llantas de la Nissan”, increpó el periódico al tiempo que señala que la declaración del capitán González “tampoco hace referencia a la versión sobre los supuestos daños de la puerta por la que ingresó el terrorista”.

De manera que la declaración de González podría dejar más comprometida su responsabilidad en los hechos que fueron atribuidos por el Eln como respuesta a los ataques que recibió esa guerrilla durante el cese al fuego decretado unilateralmente en diciembre.

El informe de El Tiempo también destaca que los investigadores forenses no levantaron 22 actas de inspección, sino que fueron 100 actas debido a que los cuerpos de los cadetes quedaron desmembrados y esparcidos por toda la escuela de Policía.

Ampliar más información en este enlace