El 25 de febrero pasado fracasó la audiencia de conciliación entre la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y el senador Gustavo Petro.

Esto en el marco de un proceso por injuria y calumnia que se adelanta en la Corte Suprema de Justicia por señalamientos hechos por el congresista a la hoy vicepresidenta por los hechos acontecidos en la Operación Orión, en Medellín.

El exalcalde de Bogotá no llegó a las instalaciones del Palacio de Justicia, argumentando -por medio de su abogado- que tiene problemas de salud, para lo que allegó una excusa médica. El congresista publicó tal excusa médica en su cuenta de Twitter.

No obstante, el congresista sí fue al Congreso de la República a pesar de que argumentó estar enfermo y, por consiguiente, no poder responder ante la Corte Suprema de Justicia.

Según se conoció, el congresista Gustavo Petro sí fue a la Comisión Primera del Senado y no a dos diligencias que tenía pendientes en la Corte Suprema de Justicia, ambas por injuria y calumnia.

Desde la Secretaría del Congreso de la República se confirmó que Gustavo Petro sí fue y lució muy activo debatiendo sobre la democracia colombiana con otros colegas, entre ellos José Obdulio Gaviria. Tras esto, el equipo jurídico de la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, informó que denunciarán a Gustavo Petro por obstrucción a la justicia y fraude procesal, por inducir al juez al error.

Dicho mensaje fue publicado por Gustavo Petro fue el siguiente. “Dado que la Operación Orión fue un delito de lesa humanidad en la comuna XIII de la ciudad de Medellín y estuvo bajo el mando de Martha Lucia Ramírez, han escuchado ustedes hacerle esa pregunta a algún periodista de Colombia? (sic)”.

El mensaje motivó la denuncia ante la Corte Suprema de Marta Lucía Ramírez, quien era la ministra de Defensa cuando se registró la Operación Orión, un operativo militar adelantado en la Comuna 13 de Medellín que marcó una historia negra para Colombia, el 16 y 17 de octubre de 2002.