Se trata de Alejandro Muñoz, quien decidió autojuramentarse como presidente de Colombia en pleno centro de Bogotá y ante algunas personas, en la esquina de la Carrera Séptima con Avenida Jiménez.

Tras autoproclamarse como presidente de los colombianos, se dirigió hasta las afueras de la Casa de Nariño y expresó las cosas que iba a realizar de en adelante, entre ellas, aumentar los sueldos de los policías:

“¿Cuánto gana usted, agente? Yo sé que no le están pagando bien a los agentes, y los ponen a sacrificarse en las calles, en esas motos. Hay que subirle el salario mínimo a los héroes de la patria”, dice Alejandro.

El jocoso personaje dice también que los embajadores de Colombia en Estados Unidos ya están allá trabajando y no necesita nombrar uno solo.

“Trabajando allá, desplazados colombianos en Estados Unidos, trabajando honradamente para la sociedad norteamericana… y ‘Trompo’ los quiere echar. ¡Ah, cómo les parece!”, agrega Alejandro.