Muchas personas atraviesan una situación diferente: aunque duermen suficientes horas por la noche, aun así sienten cansancio todo el día.

En estos casos, no se trata de falta de sueño sino de no dormir adecuadamente, y estas pueden ser algunas causas:

Apnea de sueño

La apnea de sueño es una de las causas más comunes de estar cansado durante el día. Es un trastorno que marcado por un exceso de ronquidos y la interrupción de la respiración en algunos de ellos.

Estas pausas en la respiración muchas veces interrumpen el sueño y no dejan que el descanso sea adecuado. Por eso, muchas personas que padecen este problema tienen fatiga durante el día aunque hayan dormido suficiente cantidad de horas.

Es importante que, si crees que puedes tener apnea del sueño, consultes con tu médico. No sólo para mejorar tu descanso y calidad de vida; también porque, si no se trata a tiempo, esta afección puede aumentar las posibilidades de problemas cardíacos, diabetes y otras complicaciones de salud.

Estilo de vida

Muchas veces nuestro estilo de vida diurno afecta la calidad de nuestro sueño. Por ejemplo, el abuso de alcohol o drogas puedes llevar a tener un descanso imperfecto, y especialmente tomar alcohol antes de irse a dormir.

Abusar de la cafeína, aunque tiene consecuencias menos graves que otras sustancias, también altera los ritmos de sueño y el descanso, sobre todo si se consumen por la noche.

Una dieta pobre y una vida sedentaria, finalmente, también pueden influir en el descanso, pues si nuestro cuerpo no está del todo bien no descansará adecuadamente.

Malas rutinas de sueño

Por otra parte, las rutinas antes de irse a dormir también pueden influir en la manera en la que descansamos. Por ejemplo, irse a dormir muy tarde o a horas muy dispares puede provocar que no se alcance el sueño profundo.

Por otra parte, usar dispositivos electrónicos como el móvil, la computadora o incluso la televisión justo antes de irse a la cama altera los patrones de sueño e impide un descanso correcto.

Una habitación que no esté en condiciones, finalmente, también puede impedir un buen sueño. El desorden, la temperatura (demasiado fría o demasiado cálida), o la falta de ventilación pueden ser factores que lleven a descansar mal. Tampoco es recomendable usar la habitación para trabajar o para otras actividades que no sean dormir.

Enfermedades o medicamentos

Finalmente, también es posible que te sientas fatigado durante el día porque padeces algún tipo de enfermedad que provoca ese estado. El hipotiroidismo es una de las más comunes, junto con la anemia.

Los trastornos de salud mental como la ansiedad generalizada o la depresión también pueden afectar tu saluda generando, entre otras cosas, cansancio durante el día.

Enfermedades más graves, como el cáncer, también provocan cansancio. Además, algunos medicamentos y tratamientos (como la quimioterapia) también pueden provocar falta de energía durante el día y una sensación de fatiga constante.

¿Qué hacer?

Lo mejor es que consultes a un médico para hacerte todos los chequeos necesarios para descartar cualquier causa relacionada con la salud.

Mientras tanto, también puedes adoptar algunos buenos hábitos que pueden ayudarte a dormir mejor por la noche y no sentirte cansado de día, como por ejemplo:

Hacer ejercicio

    Dormir siempre a la misma hora

    Dormir con la luz apagada

    Desconectar todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de irte a dormir.