Se trata de Jessy Paola Moreno Cruz quien decidió quitarse la vida por cuenta de los problemas que la acechaban económica y, al parecer, sentimentalmente.

La dramática escena se vivió en el viaducto más alto de Ibagué en la mañana de este miércoles. Los dos murieron al caer de una altura superior a los 100 metros.

Según el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, este caso tiene que ver con deudas.

“Tiene que ver con algo monstruoso que se está dando no solamente en Ibagué, sino en Colombia entera, que es el gota a gota”, informó el funcionario al medio La Voz del Pueblo.

Jaramillo también alertó porque esta práctica de préstamo de dinero (ilegal) se convirtió en una situación “terrible”.

“No solamente extorsiona a la gente, no solamente les roba todo su trabajo, lo intimida, le roba todo su trabajo, lo amenaza de muerte. Inclusive, termina costándole la vida”, señaló.

Jessy Paola, de 32 años, se suicidó con su hijo por otros problemas económicos. Según el periodista Mauricio Vargas, de La Voz del Pueblo, ambos habían sido desalojados de su vivienda en días recientes y la mujer “no contaba con recursos para pagar un arriendo ni tenía para dónde ir”.

Sumado a esto, al parecer, Jessy habría sufrido una ruptura amorosa reciente.