“El INIA tiene una gran trayectoria en investigación en áreas como la sanidad, alimentación, además de mejoramiento genético, convirtiendo esta importación en una forma de incluir estos avances y continuar con la investigación aplicada del SENA junto a nuestros aprendices de los programas de Producción de Especies Menores, Producción Pecuaria, entre otros. Estos animales tienen características productivas superiores y mayor grado de mejoramiento en comparación con los cuyes de nuestro país, ya que Perú tiene la más grande producción de cuyes del mundo y ha fortalecido en mayor medida la investigación para esta especie; por esa razón tomamos la decisión de importarlos”, expresó Juan Fernando Urbano González, instructor y coordinador de la Unidad de Producción de Cuyes, del Centro Internacional de Producción Limpia Lope en Nariño.

El cuy es una especie originaria de la región andina, considerado un producto alimenticio de alto valor nutritivo, con bajo costo de producción, que contribuye a la seguridad alimentaria de la población rural de Nariño y se cría especialmente para la obtención de proteína animal. Por otra parte, la carne de cuy contiene altos niveles de proteína (19%) que ayudan a contrarrestar la desnutrición y la anemia infantil. Cada 100 gr de carne aporta 1.9 miligramos de hierro y 1.57 miligramos de zinc, según las Tablas Peruanas de Composición de Alimentos del Ministerio de Salud (MINSA).

“Las características fenotípicas de los cuyes importados como rendimientos en peso y número de camada son superiores en comparación a los que tenemos en Nariño. Su llegada al país se da luego de cumplir con las exigencias sanitarias y documentales adecuadas para la importación, que evidencian el estado sanitario de los animales y la legalidad del proceso, condiciones óptimas para el desarrollo de las investigaciones que se quieren adelantar en el Centro LOPE”, apuntó el instructor Urbano.

La investigación en el Centro Lope se ha enfocado fundamentalmente a la producción cuyícola, que busca incrementar el valor genético de los animales de la región. Contempla las áreas de alimentación, reproducción, sanidad y compostaje, para que campesinos, indígenas y productores tengan mejores resultados en la producción.