Inicio Tendencias en internet La despedida de columnista de El Tiempo, defensor de Uribe y detractor...

La despedida de columnista de El Tiempo, defensor de Uribe y detractor de Santos y Petro

538
0

Se trata de Saúl Hernández Bolívar, que publicó más de 300 columnas durante 13 años en ese diario.

“Lamento abusar de este espacio para referirme a algo diferente al reciente acto terrorista que nos enluta a todos, pero, por decisión de la Dirección, es momento de despedirme. No suelo escribir columnas de opinión en primera persona ni referirme a temas personales, pero les quiero contar la historia de un sueño que termina hoy”, inicia el columnista.

y Agregó:

Sin roscas ni padrinos, sin haber sido decano o ministro, sin tener doctorados de Harvard o la San Marino, la mía ha
sido la opinión más cercana a la de la gente del común, una opinión de estrato 3.

Hernández Bolívar asegura en su última columna de opinión con El Tiempo:

“Puedo afirmar sin reservas que no le debo un tinto a nadie, que no he tenido canonjías ni contratos; que no he tenido línea directa con nadie, no he aceptado sugerencias de nadie, que nadie me ha dictado nada. Todas las columnas han sido mías por entero, hasta el último punto final; las malas, que han sido las más, y las buenas, algunas de las cuales han tenido altísimos registros de lectura y se han vuelto virales en redes sociales”.

“Pero todo tiene su final, y este sueño termina aquí”,

Su línea de pensamiento había quedado fielmente reflejada en la última columna del año pasado (10 de diciembre de 2018) en la que planteó que “sería interminable enumerar las contradicciones y los vacíos en que ha incurrido Petro en su intento de demostrar que metió la pata, pero no la mano”, en relación con el video difundido por el Centro Democrático en el que el exalcalde de Bogotá aparece recibiendo fajos de billetes.

Y también cuando califica despectivamente de “conmilitones” (soldado compañero de otro en la guerra, según RAE) de Petro a Sergio Fajardo, Claudia López y Antanas Mockus, que calificaron, respectivamente, de “tenebroso”, “de mafiosos” y que “merece sanción social y algo de sanción legal” la actitud del exalcalde de Bogotá.

“Petro podrá salir con sus falacias de siempre y sus berrinches de persecución política, pero le será imposible hacernos olvidar su verdadera esencia, la del falso revolucionario que acaricia los fajos lujuriosamente pensando en sus [zapatos] Ferragamo de millón ochocientos, en sus jeans Ricky Straight de millón trescientos, en sus mansiones milmillonarias y en sus carros de lujo, todo eso que identifica a un nuevo rico”, agregó Hernández Bolívar en esa columna.

Y añade una afirmación que refleja la vieja postura del uribismo: “No creo en la Corte Suprema de Justicia porque hace mucho que viene marcando un sesgo de izquierda inocultable”.

Hernández Bolívar también es columnista de El Mundo, de Medellín, en donde, lo mismo que en el periodo que duró en El Tiempo, difunde si ideario. Es célebre la columna que escribió en el periódico paisa el 13 de octubre de 2014 en la que critica duramente la negociación de paz del gobierno de Santos con las Farc.

En ella, relaciona lo que para él son dos medidas “desesperadas” de Santos para “vencer la profunda desconfianza de los colombianos en ese proceso”: publicar “60 páginas llenas de lugares comunes, compromisos multimillonarios y peligrosos silencios”, y “fletar una columna de Daniel Coronell en la revista Semana, quien más que un periodista es un contratista del Estado al que el gobierno de Santos favoreció […]”.

“Lo que el ‘Juampa’ ha pretendido es hacerles creer a los incautos que Uribe intentó una negociación tan laxa como la suya, y hasta peor”, agrega Hernández Bolívar en esa columna. “Un engaño cuyo fin es el de disipar la sensación de que el país se le está entregando al castrochavismo”.