El reconocido jurista lo hizo como crítica a Bogotá y calificó al plato tradicional como un “potaje carcelario”.

Así lo aseguró en una entrevista, con ‘Juanpis González’, el personaje del comediante Alejandro Riaño:

“Todo empieza por la comida. No puede ser que esta ciudad que se precia de ser una ciudad cosmopolita tenga como plato insignia al ajiaco, hermano”, dijo de la Espriella.

Y agregó:

“El ajiaco es un potaje carcelario de papa con pollo, eso es lo que le dan a los presos”.

Además, aseguró que el plato típico hace mal para la salud:

“Mira el daño que hacen este tipo de comidas, mira lo que le hicieron a Juan Manuel Santos, como quedó (…) vuelto nada”, agregó.