Inicio Voces ciudadanas De cascaras a papel y cartón

De cascaras a papel y cartón

54
0

Por: Alberto Quintero Arturo

El viernes pasado tuve la oportunidad de asistir al interesante evento “Impulso Atures un nuevo pacto con la naturaleza” programado por la alcaldía municipal y la secretaría de gestión ambiental, donde fui objeto de un reconocimiento por mis actividades ambientales en el municipio de pasto, pero de eso no vamos a hablar.

El evento conto con varios momentos dentro de su organización, de los cuales me impactó la magnífica plenaria del Dr. Gustavo Wilches Chaux, que maestro para este tipo de certámenes, excelente manejo del auditorio, un gran ambientalista con dominio y manejo de estos importantes temas de actualidad universal.

La feria al interior de la Casona de Taminango que presentaba los diferentes proyectos y propuestas no pudo estar mejor, aquí quiero detenerme, pues me impactó en gran manera el interesante proyecto de una joven ingeniero de procesos de la Universidad Mariana, me refiero a Viviana Quintero Zambrano quien en su estand expuso una muestra de su proyecto hecho realidad, ya lo está impulsando con todas las de la ley, pues obtuvo su patente industrial ante la superintendencia de industria y comercio por cumplir con los requerimientos y exigencias.

Como ella misma comenta, esto surge de la necesidad de reincorporar a la cadena de producción las cáscaras de plátano como fuente principal para la producción de papel y cartón.

Muchos me han preguntado pero, ¿Por qué un residuo?, Bien; la transición de ese pensamiento, que clasifica al residuo como basura se acabó, con el auge y la vertiginosa velocidad en cambios técnicos.

La eco innovación y producción verde, ha llevado a considerar que un residuo no es basura, un residuo es materia prima; posee grandes funcionalidades que a simple vista y por concepto se cree que no las posee, en este caso, las cáscaras se convierten en materia prima, en el momento que sus propiedades son potenciales para re-integrar nuevamente al ciclo productivo y obtener productos.

De hecho, un producto 100% de material vegetal que confiere al proceso la disminución de contaminación, razón por la cual se ha convertido en el reto desde que se inició con esta idea en el año 2015, estudiar el ciclo de vida del producto, de los insumos y más que todo del proceso químico que implica este tipo de procesos productivos, debido a que si se quería generar un impacto ambiental positivo debía realizare limpio, sin generación de subproductos que no fueran útiles.

Esto es lo que hoy se denomina economía circular dentro de la producción verde; esta iniciativa considero merece apoyo regional como industria nariñense.