Se trata de la senadora de las Farc, Victoria Sandino quien se posesionó el pasado viernes 20 de julio.

Sandino habló sobre su experiencia al llegar al congreso y al trato que recibió por parte del senador Álvaro Uribe, frente a ello relató:

“Fue muy amable allí. Me saludó y me dijo: ‘Senadora, bienvenida’. Me dio la mano y yo le correspondí. Es otro momento en el que estamos viviendo. Independientemente de lo que pensemos, vamos a defender nuestras posiciones y tendremos que discutir y debatir con altura y buscar soluciones”.

Sin embargo, dijo que esa situación no fue tan impactante como pudieron serlo otros momentos a lo largo del proceso de paz que atravesó en La Habana y que poco a poco la prepararon para instantes como ese:

“Hemos recorrido una etapa bien importante a lo largo de este proceso de conversaciones. A mí me impactó más verme en la mesa de conversaciones frente a frente con el general [Óscar] Naranjo, o con los militares, o con la clase política que estaba allí; que verme frente a frente y darle la mano al senador Uribe, porque acababa de salir de la guerra y me encontré con la gente que nos ha adversado históricamente. Todo este proceso ha servido para eso, para entender las contradicciones. Lo importante es que tengamos las disposiciones de superar estas condiciones de la violencia y de la guerra, y eso también va para el senador Uribe”.

La senadora también se declaró “sorprendida por el irrespeto a la palabra” y por las discusiones que protagonizaron los nuevos congresistas en la primera sesión y que motivaron a Antanas Mockus a bajarse los pantalones en el recinto.

Sandino indicó que ese “debe ser un espacio solemne donde los fundamental debe ser la palabra, y sin embargo, muy poco se respeta”, puntualizó en Blu Radio.