Vendió la moto y compró un revólver para matar a su esposa, luego se suicidó

Las dos víctimas fatales son Flora Grajales, de 26 años y oriunda de Neiva (Huila), y Reinaldo Mendoza Panchez, de Granada (Meta). Sus cuerpos fueron hallados en una vivienda de la localidad de Puente Aranda, en Bogotá.

De acuerdo con investigadores de la Fiscalía, la doble tragedia ocurrió a las 7:00 p. m. de este domingo en el apartamento que residía Flora, en el barrio La Asunción, minutos después de que sostuviera una discusión con su compañero sentimental.

La detonación de cinco disparos alertó a los propietarios del inmueble que al escuchar que el estallido provenía del primer piso, rápidamente se comunicaron con la Policía, aseguró una fuente judicial a Pulzo.

En el momento en el que las autoridades llegaron al sitio encontraron a la pareja de esposo en una habitación, tendidos en el suelo, con heridas por arma de fuego y sin signos vitales, señala un reporte del ente investigador.

Por su parte, la mujer tenía cuatro heridas en su cabeza y pecho, mientras el hombre presentaba un disparo en la cabeza que se propinó después de asesinar a su esposa, añadieron a este medio investigadores del CTI.

Durante las entrevistas judiciales, allegados a la pareja declararon a las autoridades que la víctima, días antes, les contó que su pareja “había vendido una moto que tenía para comprar el arma de fuego”, agregó la autoridad.

Además, los testigos mencionaron que la joven sentía temor porque su esposo mostraba comportamientos agresivos y la maltrataba físicamente. Por esa razón, el pasado 9 de julio, lo denunció en la estación de Policía de la localidad y tenía una medida de protección.

Ante los terribles casos de feminicidio, que han dejado 4 personas muertas a manos de sus parejas,en los últimos días en la capital , el coronel Carlos Hernández, oficial de inspección de la Policía, expresó en Noticias Caracol:

“Desafortunadamente viene presentándose a nivel nacional y, particularmente, en Bogotá por hecho de intolerancia. Los menores de edad son los que sufren psicológicamente. La Policía y la Alcaldía disponen la línea 155 para consulten sus problemas y orientarlos en estas situaciones”.