‘El Senador es como un Dios, es Dios’, le dicen a testigo contra Álvaro Uribe

Compartir

En la columna “ni siquiera lo van a tocar” del periodista Daniel Coronell, se revela pruebas de un abogado y un recluso quienes intentan retractar a uno de los testigos (Juan Guillermo Monsalve) contra el ex presidente Álvaro Uribe.

Según esa columna, Coronell, presenta 7 fragmentos de un video que aportan en la denuncia sobre las supuestas maniobras que el recluso Enrique Pardo Hasche estaría haciendo para que Monsalve retire la versión que incrimina a los hermanos Santiago y Álvaro Uribe Vélez con la presunta conformación de grupos paramilitares.

A Monsalve le han dicho de todo pero tal vez lo que más se ha esmerado Pardo Hasche en destacar es el poder e influencia que al parecer Uribe Vélez tiene en altas esferas de la justicia colombiana.

“A Uribe ni siquiera lo van a tocar. El tipo… lo van a soltar. ¿Por qué? (…). Pues porque todo está para Uribe”, dice Pardo Hasche a Monsalve en un video que fue grabado ocultamente en una celda de la cárcel La Picota, en Bogotá, y que está en poder de la Corte Suprema de Justicia.

Esa misma influencia en la rama judicial es la que Pardo Hasche ha querido vender al señalado testigo como una oportunidad para obtener beneficios carcelarios si cambia su declaración e incrimina al senador Iván Cepeda en un presunto caso de compra de testigos en contra de los Uribe Vélez.

Pero es tal la insistencia en resaltar el poder de Uribe que Pardo Hasche llega hasta la exageración de endiosar al expresidente para obtener de Guillermo Monsalve un gesto conciliador que desenrede la situación ante la Corte.

“Haga de cuenta Dios es Uribe. Es Dios”, repite el recluso justo después de exaltar las millonarias extravagancias del abogado Diego Cadena, defensor de narcotraficantes y apoderado del expresidente Uribe, y que admitió haber ido a La Picota a recoger la retractación de Monsalve, señaló Coronell en su columna.

La versión que enreda al expresidente, y que Monsalve se ha negado a cambiar, tiene que ver con la presunta conformación de grupos paramilitares en predios de la hacienda Guacharacas, en San Roque (Antioquia).