¿Por qué México es un destino peligroso para “colombianas bonitas”? Mafioso revela las razones

Compartir

En una entrevista con el programa 4 Caminos del Canal RCN, un hombre que sería cercano a un cartel de narcotráfico de México reveló las razones

El hombre dio pistas del porque algunas mujeres son víctimas de violencia, asesinadas o desaparecidas en ese país y el narcotráfico es unas de las razones que llevan a ello en complicidad con el corrupto sistema judicial de ese país.

A ese contexto violento e impune se añaden otros elementos de la cultura machista y misógina mexicana que, según los entrevistados, ven a las mujeres como objetos sin valor que pueden ser usadas, maltratadas, asesinadas o desaparecidas.

Y para completar este panorama, ha hecho carrera en el imaginario que casi la totalidad de colombianas que son víctimas de violencia en México es porque están vinculadas a la prostitución.

“La que no está en su casa está en el antro y desde que esté en el antro ya le abriste la puerta al malandro”, dijo el sujeto al programa 4 Caminos.

“Aquí, las mismas paisanas tuyas, las paisas como las llaman en Colombia, la misma gente de ustedes sabe por qué están aquí (…)”, dijo el sujeto quien además aseveró que de 10 colombianas que viajan a México, 9 de ellas lo hacen para trabajar como damas de compañía.

En ese programa, una mujer dijo que a las colombianas sólo se las llega a considerar como trofeos para la mafia mexicana.

“El hombre mexicano es acomplejado, macho y las chicas colombianas son más altas que ellos (…) Son altas blancas, bonitas, mujeres que en la vida real no tendrían sino fuera por la plata”, resaltó la mujer al tiempo que describió por qué esta clase de hombres pasan con facilidad de la euforia a la criminalidad sin límites.

“Son personas que han crecido en un sistema violento. Los carteles están conformados por jóvenes de bajos recursos, sin educación, son violentos porque viven de matar, asesinar y de ver cosas horribles; encima consumen drogas y tienen un discurso de poder muy torcido, donde antes había acuerdos de honor y lealtad entre las mafias, ahora descabezar a una persona es un símbolo de poder”, resaltó la mujer.

Ese descarnado testimonio coincide con el del sujeto que describe así la naturaleza violenta de los mafiosos:

“Aquí el mafioso mexicano es de barrio y los de barrio son patanes; muchas de las veces se enamoran ellos de ellas, porque son lindas, por todo. De manera tal que se sienten dueños de ellas”.