Primeros auxilios paso a paso

Compartir

La sociedad no se encuentra lo suficientemente preparada en materia de primeros auxilios. Es importante concienciar a la población de la importancia de los primeros auxilios, en ocasiones unas simples maniobras de primeros auxilios podrían representar la delgada línea entre la vida y la muerte que se puede producir en actos tan cotidianos como una comida o una cena, por el peligro de atragantamiento, en un descuido en la bañera, por una mala caída, un pequeño accidente en bicicleta, o incluso en situaciones más complicadas como un accidente de tráfico. El peligro está ahí a la vuelta de la esquina, y si bien es cierto que no es conveniente obsesionarse por los peligros que podríamos vivir, es conveniente estar preparados y tener nociones básicas de primeros auxilios.

A muchas personas les echa para atrás el hecho de tener formación en primeros auxilios porque lo ven como algo que podría ser demasiado complejo, o bien porque lo ven como una responsabilidad excesiva. En cualquiera de los casos tenemos que tener claro que resulta sencillo tener unas nociones básicas de primeros auxilios y que además no prestar nuestra ayuda en caso de que alguien lo necesite podría convertirse en una ilegalidad, por lo tanto y por el principio moral de ayuda a los demás, debemos tener conocimientos de primeros auxilios.

Vamos a echarle un vistazo a unos elementos básicos que podemos aplicar en caso de que alguien necesite nuestra ayuda.

Mantener la calma

Lo primero y más importante es mantener la calma, tenemos que ser capaces de transmitir calma a nuestro entorno, a las personas que han experimentado el problema y a nosotros mismos, para ser capaces de evaluar y analizar la situación correctamente.

Evitar los riesgos

Una vez en calma, tenemos que ser capaces de analizar la situación para valorar los potenciales riesgos, en ocasiones, sobre todo en accidentes de tráfico, podemos tener mucho riesgo si ayudamos a otros, lo primero es garantizar nuestra seguridad y la de los demás y para ello en ocasiones tendremos primero que señalizar la zona adecuadamente con los recursos que podamos encontrar, siempre de forma segura.

Revisión de los afectados

Ha llegado el momento de ver como se encuentran las personas que han tenido el problema, hay que ver si respiran y si tienen pérdida de sangre a través de alguna herida, en caso de que sea así debemos evaluar su gravedad lo antes posible. Hay que tratar de entablar comunicación con ellos para ver cómo se encuentran.

Comprobar el pulso

Hay que comprobar el pulso en caso de que hayamos intentando comunicarnos con ellos y no lo hayamos conseguido.

Problemas para respirar

Si nos encontramos con una persona que se está asfixiando, debemos actuar rápidamente, la maniobra de Heimlich es fundamental para permitir a la persona que está atragantada que expulse el objeto que obstruye su aparato respiratorio.

Recuperar la respiración

Si la persona no respira debemos realizar la respiración de salvamento que consiste en insuflar aire para reanimar a la persona y que ésta recupere la respiración.

Reanimación

La reanimación cardio pulmonar que se conoce habitualmente como RCP debe realizarse en caso de que la persona se encuentre en parada cardiorrespiratoria, se trata de una maniobra que conviene aprender de expertos para realizarla de forma segura.