La senadora Claudia López este miércoles publicó en su cuenta de twitter que se encontraban votando la ley de sometimiento de las bacrim, sobre lo cual comentó que el senador Alfredo Ramos Maya se había declarado impedido para votarla en el entendido que a su padre lo están investigando por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

El padre resulta ser Alfredo Ramos Botero, denunciando por la misma Claudia en 2013 por parapolítica; fue capturado y hoy en día hay un proyecto de fallo que busca condenarlo por dichos hechos, según la excandidata.

Por lo tanto, Maya se sintió supuestamente ofendido y reaccionó airadamente en plena sesión del Senado, donde manifestó su rabia en contra de la López de la siguiente manera:

“La senadora corrupta no puede hablar de lucha contra la corrupción cuando tiene tanto que decirle al país. Se roba el salario y se quiere beneficiar quitándose procesos penales de encima. ¡Bandida!”.

Acto seguido, de manera cobarde, como muchos lo catalogaron, esperó que el micrófono de su cubículo estuviese apagado para voltearse y gritarle “vieja hijuepu#$” a su colega en el Senado, lo cual fue rápidamente captado por varias cámaras de medios de comunicación en el lugar, despertando la ira de los usuarios en redes sociales y el rechazo de los senadores que presenciaron dicho acto violento por parte de uno de los miembros del Centro Democrático.

Claudia inmediatamente reaccionó para rechazar lo que le habían dicho, lo que levantó aún más la polvoreda. Eso sí, Ramos salió después a disculparse y justificar su acción en redes sociales, algo que no fue socialmente aceptado porque hasta el líder de su partido en su momento utilizó esa palabra soez para referirse a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.