A través de un comunicado, el excandidato presidencial, Sergio Fajardo, decidió pronunciarse frente a su decisión de votar en blanco, en las elecciones de segunda vuelta.

«He guardado silencio prudentemente sin caer en la tentación, a veces muy grande, de responder algunas de las agresiones y comentarios violentos que mi posición suscitó en algunas personas. Faltan pocas horas para las elecciones y solo quiero, antes de que sepamos quien va a ser nuestro presidente, hacer una breve observación sobre uno de los comentarios más repetidos: votar en blanco es votar contra la paz, votar por la guerra. Naturalmente este comentario supone que hay una paz que es la que queremos todos y los que votamos en blanco somos culpables de la guerra. Es un comentario totalmente errado», incia Fajardo.

Además, explica que

«El acuerdo de paz, por el cual voté sí y volvería votar sí, no resultó, para nuestra desgracia, en el elemento que, por fin, nos serviría para tener un proyecto común de construcción colectiva en Colombia. Era la gran oportunidad para pasar tantas décadas y páginas asociadas con la violencia y destrucción en nuestro país. Ese tendría que haber sido el resultado, pero no fue así. Fallamos y ganó el No y terminamos divididos y resentidos, con muchas rabias, miedos y malestares, ahora sí, a flor de piel. Como pasa tantas veces la respuesta de muchos a favor de la paz ha sido encontrar en otros, nunca nosotros, la responsabilidad, la culpa, de que las cosas no se dieran como queríamos. Es más fácil siempre echar culpas que reflexionar sobre las fallas propias».

En ese comunicado, Fajardo dice:

«Naturalmente que los líderes del No no querían el acuerdo, dijeron algunas mentiras y tantas otras cosas tramposas que bien conocemos, pero muchas personas votaron por ellos y por más que las descalifiquemos ahí están y es precisamente con ellas con quienes tenemos que construir la paz. Entenderlas, respetarlas, reconocerlas para eventualmente abrir un camino para transformarnos y darle un nuevo rumbo al proceso de paz, que trastabilla con todas las deficiencias y errores acumulados, es la gran tarea de quienes queremos la paz. De lo contrario, los avances logrados se convertirán en un fracaso rotundo y la posibilidad de entrar a otra guerra no es despreciable. De eso por supuesto no se habla, gane quien gane esa es la tarea y es un gran reto político. Lo más fácil es quedarse señalando culpables y narrar la historia como tendría que haber sido sino fuera por otros que no hicieron lo que tenían que hacer».

Finalmente, dice:

«Sin duda alguna no será con agresiones que quienes tiene miedo o incertidumbre, en el mejor de los casos, van a cambiar de opinión. Una de las razones más importantes para votar en blanco es señalar que ni Duque ni Petro han mostrado un camino a una paz que permita unir a Colombia. El voto en blanco permitirá mantener una independencia, respetuosa y constructiva, frente al gobierno que venga. Será fundamental para reconciliar a Colombia en el largo plazo, así por un momento de campaña suscite algún insulto».