Johnny Cay es un islote que se encuentra a 1,5 km de la Isla San Andrés en Colombia. Este oasis entre aguas de tonos azules y verdes, típicos del Mar Caribe, posee una pequeña superficie de 49.4 m, cuenta con playas de arenas blancas y fondos coralinos ideales para practicar buceo o snorkel. Su territorio se divide en tres áreas o zonas: una de ellas para uso turístico con playa, restaurante, algunos bares y alquiler de sombrillas, la segunda formada por cautivantes caminos ecológicos y una tercer zona de conservación, donde pueden observarse en su hábitat natural algunas especies como cangrejos rojos e iguanas. Posee un clima muy estable con una temperatura promedio de 27° y al mismo tiempo, corren brisas frescas que la hacen ideal para disfrutar todo el día al ritmo del reggae mientras se descansa en un ambiente tranquilo y relajado.

Esta nota te permitirá conocer aún más sobre este paraíso del Mar Caribe.

¿En qué época visitarla?

Por su estable temperatura johnny cay puede ser visitado todo el año, pero también es cierto que existen épocas de abundantes lluvias que pueden jugarte una mala pasada e impedirte disfrutar de sus playas. Por ello lo ideal es recorrerla en la temporada seca de San Andrés, ubicada entre los meses de diciembre a mayo. En esta época podrás sacar provecho de su sol radiante, de su playa, sus aguas y de todo lo que este oasis tropical tiene para ofrecerte.

Hospedarse en Johnny Cay

Johnny Cay está prácticamente deshabitado debido a que es un parque regional y una reserva natural de especies nativas. Por tal motivo este paraíso sólo puede ser visitado durante el día y está prohibido pasar la noche allí. De todas formas a este islote se llega navegando desde la isla de San Andrés en sólo 15 minutos. Estando tan cerca puedes alojarte en Spratt Bay, que se encuentra justo en frente, o en cualquiera de las islas que pertenecen al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, donde encontrarás distintos tipos y ofertas de alojamiento.

Actividades para hacer en Johnny Cay

Lo primero que debes hacer es disfrutar del sol, descansar en sus playas de arenas blancas y bañarte en sus increíbles aguas transparentes. También puedes realizar caminatas por sus senderos ecológicos donde encontrarás amplias zonas de una vegetación intensa y frondosa.

Después puedes aprovechar los bares para tomar algunos cocteles, como el “Coco Loco” que es la especialidad de este islote, y en el restaurante puedes disfrutar de la exquisita gastronomía de la zona. No puedes dejar de probar los platos a base de pescados y frutos de mar que son deliciosos. Si tantas actividades aún te resultan escasas, es posible practicar buceo o snorkel para ver sus fabulosos fondos coralinos, contemplar la maravillosa vida acuática y nadar entre peces de colores, mantarrayas y otras especies.

Por último, si eres amante de los deportes con un poco más de adrenalina puedes alquilar un jet sky para navegar en sus aguas o contratar algún paseo en “banana” para divertirte junto a otros pasajeros.