El tremendo error de la Gran Encuesta que no hace creíble sus resultados

Compartir

La Gran Encuesta presidencial de RCN, que situó a Iván Duque como ganador con 40% de intención de voto, pegando un salto del 23%, de la encuesta de Cifras y Conceptos, y que dejó a Gustavo Petro con 24% en el segundo lugar, ha dejado varios interrogantes.

La suma de los porcentajes en donde todas las intenciones de voto sumaban 101%, pero el problema grueso no es ese.

La realidad es que por mera aproximación de los porcentajes, es fácil que se haya dado un margen de error de 1%. El problema es que la “Gran Encuesta” no es tan grande como parece.

En la ficha técnica, la empresa Yanhaas, revela que la muestra fue de 1245 personas, ¡SOLO EL 0,03% DEL CENSO ELECTORAL! En un país con más de 36 millones de personas habilitadas para ejercer el derecho al voto, la realidad es que esta es una muestra irrisoria que no refleja la verdadera intención de los electores.

Les contamos, que en pocas palabras, el 40% de la intención de voto de Iván Duque solo representó a 498 personas y con esta cifra se ha hecho el análisis de, incluso, una inminente elección en primera vuelta del candidato del Centro Democrático.

Así, le contamos cuántas personas participaron en la Gran Encuesta para que usted verifique si es una muestra responsable:

Iván Duque: 498 personas

Gustavo Petro: 298

Voto en blanco: 161

Sergio Fajardo: 112

Germán Vargas Lleras: 74

Indecisos: 62

Humberto de la Calle: 25

Piedad Córdoba: 13

Viviane Morales: 13

Además, sobre la muestra, hay que decir que el 70% de las personas encuestadas hace parte de los estratos uno y dos, 871 personas. De los estratos tres y cuatro, 25% con 311 electores, y de los estratos cinco y seis, 5%, 62 personas.

Solo se tomaron muestras de Antioquia y el Eje Cafetero, zona uribista por excelencia. De Bogotá, zona de Petro. Del Caribe con 290 personas. Y así.

Esto ha hecho pensar que la realidad es que la Gran Encuesta no es tan grande, y que de muchas maneras no representa el caudal electoral de cada uno de los candidatos. Además, como si ni fuera poco, no mide la maquinaria electoral y no mide el voto de opinión, por lo que fiarse de la medición sería un paso en falso a la hora de analizar cómo serán los comicios del 27 de mayo.