Víctimas de desaparición forzada en Nariño tienen esperanza en la JEP

Compartir

Con la activación y entrada en vigencia de la Jurisdicción Especial para la Paz -JEP-, también renacen las esperanzas de los sobrevivientes del conflicto en el sur occidente de país de conocer la verdad sobre lo sucedido con sus familiares.

Rocío Granja hace 26 años espera conocer la verdad sobre el caso de su esposo, desaparecido desde 1992.

“Vuelve nuevamente la esperanza, como sobrevivientes tenemos fe en conocer la verdad que es la más importante en este proceso de reparación”, manifiesta esta mujer que lidera una de las asociaciones de víctimas y quien desde hace 20 años se ha dedicado al empoderamiento, el apoyo y la organización de cientos de personas que como ella sufrieron el rigor del conflicto.

La búsqueda de esa verdad llevó a que incluso antes de la firma del acuerdo de La Habana, las organizaciones de víctimas avanzarán con procesos como la caracterización y documentación de los casos de desaparición forzada en Nariño.

“Desde las organizaciones y a través de la Mesa de Desaparición Forzada hemos estado atentas a este proceso, ya tenemos documentado cada caso con una ficha detallada la cual entregaremos a la JEP con el objetivo de contribuir al esclarecimiento de los hechos y terminar con este luto en vida que hemos padecido desde hace muchos años con nuestras familias”, afirma Granja.

Para el director de la Unidad para las Víctimas en Nariño, Jaime Guerrero Vinueza, la organización de los sobrevivientes del conflicto contribuirá en gran medida al trabajo de búsqueda de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, aspectos básicos que busca la JEP.