Consejos para armar un presupuesto para tu viaje

Compartir

Gastos básicos

Los dos gastos básicos que dictarán el resto del presupuesto son el transporte y el alojamiento. Ya que dependiendo del lugar a donde se decida ir,  variará el presupuesto que se debe destinar. En materia de transporte se debe evaluar la relación costo-beneficio en función de la cantidad de días y a la distancia; muchas veces conviene gastar un poco más para poder aprovechar mejor el tiempo. En cuanto al hospedaje, la variedad siempre existe pero la clave es buscar y reservar con anticipación de manera online con la mayor anticipación posible.

Planificación del presupuesto

Con el punto anterior resuelto, solo queda calcular los gastos destinados al transporte local, excursiones, comidas y diversión entre otras cosas. Es una buena idea investigar en foros de viajes o redes sociales para conocer datos de primera mano en materia de gastronomía, entradas a museos, transporte y mucho más. Sin embargo, de tratarse de un país con severos problemas de inflación es necesario calcular todo en dólares para tener una idea de precios fijos.

Promociones

Un gran método para no gastar de más y tampoco tener que organizar todo por cuenta propia, es la contratación de paquetes turísticos. Los mismos se venden como packs prearmados de forma online, o a medida en una agencia de viajes. Disponen además de financiación con tarjetas de créditos, garantizando que sea más fácil pagarlos. De este modo se puede acceder a promociones all inclusive en donde todos los gastos estarán resueltos de antemano.

Pequeños extras

Siempre existen gastos imprevistos que la mayoría de las personas olvidan de calcular dentro del presupuesto. Si bien pueden tratarse de extras que no representan gran cantidad de dinero, pueden terminar representando una suma importante cuando se dispone de un presupuesto limitado. Gastos como taxis, bebidas, y pequeños gustos cotidianos pueden provocar que el dinero literalmente desaparezca. Lo mejor es separar algo de dinero para este tipo de compras, a modo de no interferir con el presupuesto pactado. De no ser necesario su uso, siempre se puede destinar para comprar un recuerdo o hacer alguna salida especial al final del viaje.

Recuerda que existen muchos métodos para ahorrar dinero, sólo hace falta un poco de imaginación y la capacidad de ceñirse al presupuesto establecido. Es tan solo cuestión de ingeniárselas y así poder visitar todos los lugares soñados.