Eln reconoce autoría de la muerte de 10 personas en Magüí Payán y aclara que pertenecían a banda armada

Compartir

El Ejército de Liberación Nacional, Eln, se refirió a los hechos que, según las autoridades, terminaron con la vida de 13 personas. De acuerdo a esa guerrilla, 10 personas que habrían pertenecido a las GUP fueron “dadas de baja” por miembros del ELN, el 27 de noviembre, por las tropas del Frente de Guerra Suroccidental.

En el comunicado que el Eln, publicó en su cuenta de Twitter, explican que llegaron a la vereda Pueblo Nuevo “para entablar conversación” con los integrantes las Guerrillas Unidas del Pacífico que estaban en ese momento en ese territorio con el fin de “aclarar el comportamiento agresivo que tienen contra las comunidades; pero ante nuestro requerimiento, la acción de ellos fue la de abrir fuego contra nuestras unidades guerrileras, obligándolas a responder”.

Para el Eln, lo que pasó en Pueblo Nuevo fue combate entre dos grupos armados y no un ataque contra la población civil, como insisten versiones de los pobladores.

“En este enfrentamiento armado, dimos de baja a 10 integrantes de las GUP, entre ellos se encuentran sus jefes: Álvaro Samuel, Marcos y Tigre. También detuvimos otros 6, quienes luego de ser desarmados quedaron en libertad, por ser gente de la comunidad, puesta al servicio de esta banda por un sueldo”, dice el comunicado.

La guerrilla del Eln asegura que, durante el intercambio de disparos, “los integrantes de las GUP, atacaron de forman intencional y alevosa a la población civil del caserío, dando muerte a dos personas y causando heridas a otras tres, entre ellas dos menores de edad”.

Y agrega que “las Guerrillas Unidas del Pacífico; desconocen las formas organizativas comunitarias, cometiendo atropellos contra la vida, costumbres, bienes y la convivencia pacífica”.

Finalmente, el Eln dice que tras el ataque, “se recuperó 1 ametralldora calibre 7,62 tio comando; 2 fusiles R-15 calibre 5,56; 1 fusil Galil calibre 2,23; 1 fusil AK-47 calibre 7,62; 6 pistolas 9 mm; 2 revólveres calibre 38; 2 escopetas de repetición; 2 granadas M-26; 4 minas telescópicas; 1 lente visor nocturno; 1 casco blindado”.

Cabe recordar, que el personero municipal, el 28 de noviembre, indicó a El Espectador, que en la zona donde ocurrieron los hechos hay una ausencia total por parte del Estado.