El ejemplo más claro de lo que estamos mencionando es la bonita experiencia que vive José Richard, un aficionado al futbol capitalino que a sus 36 años asiste con frecuencia a los partidos de su equipo del alma, el Millonarios. Richard es sordomudo y padece del síndrome de Usher (enfermedad que normalmente ataca primero la audición y luego la visión).

Richard asiste al estadio con su amigo César Daza, un hincha seguidor de Santa Fe, con quien se conoció en un grupo de apoyo y quien es el encargado de narrar los partidos a los que los dos asisten; de manera que Cesar utiliza sus manos para ensordecer las emociones de su amigo en el espectáculo del futbol.

Reproduce el video para mirar a estos dos buenos amigos, que aunque rivales de equipos comparten una misma afición. El Futbol.