Inicio Buen Vivir El linfoma o tumor maligno linfático, un cáncer silencioso

El linfoma o tumor maligno linfático, un cáncer silencioso

1747
0

Los linfomas no se pueden prevenir, sin embargo, los índices de supervivencia después del tratamiento son altamente positivos. Entre el 30 y el 50% de las muertes se pueden evitar si se realiza una detección temprana. Según la Organización Mundial de la Salud, los linfomas ocasionan cerca de 343.500 muertes anuales en el mundo. Para el caso de Colombia, de acuerdo con el Ministerio de Salud, al año se presentan cerca de 71.000 casos nuevos de cáncer.

Un linfoma es un cáncer que se desarrolla en las células blancas (linfocitos) del sistema linfático que es parte del sistema inmunitario del cuerpo. Existen dos tipos: linfomas de Hodgkin y el no Hodgkin. Estos tipos de linfomas son diferentes en cuanto a cómo se comportan y responden al tratamiento. Por lo general, los médicos pueden diferenciarlos al observar las células con un microscopio (biopsia) o pruebas de laboratorio.

El Linfoma de Hodgkin es en general un linfoma menos agresivo. Este generalmente se origina en los ganglios linfáticos del cuello o tórax, y se caracteriza por expandirse en zonas contiguas y se propaga por los vasos linfáticos de manera escalonada (abdomen y pelvis). Pocas veces puede propagarse a otros órganos del cuerpo como el hígado, los pulmones y/o la médula ósea.

Los linfomas no Hodgkin lo forman más de 30 linfomas diferentes. Comienzan cuando un tipo de glóbulos blancos, se hacen anormales y se dividen aumentando el número de células anormales, que pueden diseminarse a casi todas las demás partes del cuerpo.