«En este momentos sabemos que sí está viva. De salud sabemos que no está muy bien, tiene unos problemas en una pierna, también en sus riñones y esa es la información que nos ha llegado a través de inteligencia», dijo el general Murillo a los medios. Así mismo, aseguró que hay una misión internacional, encabezada por Francia, que está averiguando cómo y dónde está la monja para luego apoyar una operación de liberación por parte de las autoridades de Malí.

La monja pastusa, ha dedicado 25 de sus 56 años de vida a sus labores religiosas, fue secuestrada el pasado 7 de febrero cerca de la localidad de Koutiala, Malí, África. Hasta ahora, la red yihadista grupo de respaldo al Islam y los musulmanes, vinculada a Al Qaeda, difundió el pasado 2 de julio un vídeo de 16 minutos en el que aparece la religiosa colombiana así como otros cinco extranjeros secuestrados.