El juego es llamado ‘Hot Water Challenge’, que consiste en derramarse un balde de agua hirviendo por encima, hacérselo a otra persona o en su defecto tomarse un vaso de agua recién hervida. Este nuevo desafío ya circula por redes sociales, sobre todo en la plataforma YouTube, en donde decenas de jóvenes están participando sin medir consecuencias.

De acuerdo con autoridades estadounidenses, quienes ya han hecho las primeras alertas frente a este nuevo juego viral, derramar sobre el rostro o beber un vaso de agua a temperaturas extremas puede provocar quemaduras de tercer grado en apenas cinco segundos e incluso, la muerte. Pues el ‘Hot Water Challenge’, creado como contraposición del popular reto de 2014, el ‘Ice Bucket Challenge’, que invitaba a las personas a arrojarse una cubeta con hielo para recaudar fondos para una investigación sobre la esclerosis lateral amitróifica, ya ha cobrado víctimas mortales. Asi lo informa elespectador.com en su redacción de actualidad.

Tres casos conocidos hasta ahora han ocurrido en Estados Unidos. La advertencia saltó a los titulares de la prensa en inglés y semanas más tarde a los de la prensa en español después de que el pasado 6 de agosto Jamoneisha Merritt, de 11 años, fuera ingresada en el hospital Harlem, de Nueva York, por graves quemaduras. La niña, que participaba en una fiesta de pijamas, sufrió mientras dormía el ataque de una amiga, que le arrojó un vaso de agua hirviendo por la cabeza. La madre de Jamoneisha, Ebony Merritt, aseguró en su página de Facebook, donde publicó fotografías de su hija con el rostro quemado, que creía que la menor había sido víctima del reto viral del Hot Water Challenge, aunque este extremo no ha sido confirmado. Unos días antes, otra niña, Ki’ari Pope, de ocho años y residente en Florida, había perdido la vida por las secuelas que le había dejado el reto al que la había desafiado su primo seis meses atrás: beber un vaso de agua hirviendo. A finales de agosto, Nickolas Conrad, de 14 años, hizo públicas las imágenes de las quemaduras que le habían provocado sus amigos tras arrojarle agua hirviendo mientras dormía.

Luego de que las alarmas se prendieran frente al peligro que representa este reto, diferentes asociaciones han organizado campañas en pro de generar conciencia en los jóvenes, la población «más vulnerable».