«Pedro y yo vamos a grabar probablemente uno de los videos más peligrosos de la historia. ¡Su idea, no mía!», advirtió Monalisa Pérez a sus seguidores antes de la tragedia.

Efectivamente, la pareja de Minnesota no midió los riesgos al planear su maniobra. La idea era disparar con una pistola al pecho de su novio a menos de medio metro de distancia. Por si fuera poco, Pedro Ruiz, de 21 años, se protegería apenas con un libro, como si fuese un chaleco antibalas.

Según las autoridades, la joven, que está embarazada de su segundo hijo, montó dos cámaras en la escena para captar diferentes ángulos del hecho.

«Siempre buscaba el riesgo y dar un giro peligroso a todo lo que hacía», contó  Monalisa Pérez  al periódico Star Tribune. La joven recordó además que su novio en una ocasión se arrojó a una piscina desde el techo de la casa.

Pérez fue liberada con una fianza de USD 7 mil. Los cargos (homicidio en segundo grado) pueden significarle una condena de hasta 10 años de prisión.

En su canal de YouTube, donde la pareja aparece haciendo bromas y acciones arriesgadas, la joven había soñado con tener una audiencia mayor. «Imagina cuando tengamos 30.000 seguidores», aventuró en uno de los videos.

La pareja usó una pistola Desert Eagle para el truco fatal, descrita por vendedores como «una de las armas semiautomáticas más poderosas del mundo». El impacto acabó inmediatamente con la vida de Ruiz.

Vía: vanguardia.com