Sin embrago, la fuerza pública (ESMAD), reaccionó  ante la protesta con gases lacrimogenos, balas de goma y fuertes chorros de agua que fueron dirigidos a los maestros.

Frente a ello, el Sindicato del Magisterio de Nariño (SIMANA) denunció el maltrato físico que sufrieron, por parte del ESMAD, cumpliendo ordenes de desalojo debido a que estaban obstruyendo las vías, dijo un miembro de la fuerza pública.

 

En video, varios maestros que logran hablar con un miembro del ESMAD, le preguntan si tiene hijos, familia y tal vez nietos, tras lo cual el uniformado queda en silencio: