Catalina en una entrevista para la revista TvyNovelas relató su experiencia al tratar de quedar en embarazo y las complicaciones que ha sufrido para ello. La presentadora dijo que, inicialmente, quiso tener cinco hijos:

“Siempre tuve ese sentimiento maternal: tengo muchos sobrinos a quienes ‘muñequeaba’’ y consentía, mientras soñaba con mis propios hijos. Emilia, mi hija mayor, llegó de una manera fácil porque cuando tomé la decisión de ser mamá quedé embarazada a los ocho meses. Como el embarazo me dio durísimo, pensé que solo tendría un hijo; pero apenas nació Emilia y la tuve en mis brazos dije: ‘¡Claro que quiero tener más hijos!’. Inicialmente, quise cinco. Luego bajé a tres y al final, por las circunstancias, me quedo con dos”, contó Catalina a la revista

La presentadora dijo que, al tratar de quedar embarazada para su segundo hijo, se le presentaron varias complicaciones:

“Cuando Emilia cumplió dos años dijimos: ‘Bueno, vamos a empezar a buscar al hermanito, pero fue muy duro, complicado. Tuve varias pérdidas, me atendieron varios médicos, pero nada que llegaba el bebé. Aunque en apariencia todo parecía normal, se me complicaba quedar embarazada, y cuando lo lograba perdía al bebé. ¡Fue doloroso, pero guardaba la esperanza! […] A veces uno cree que para tener un hijo basta con cerrar los ojos y ya. Ahora entiendo a las mujeres que les cuesta tenerlos, porque sé lo que es soñar con eso y ver cómo ese sueño se aleja”.



Catalina narra que durante casi cinco años, perdió tres bebés, hasta que llegó Cristóbal, aunque fue un embarazo sufrido, ya que los primeros exámenes arrojaron que era probable que el niño tuviera una malformación genética o un problema en el corazón, explicó la presentadora de ‘Día a Día’ al medio.

“Fueron tres pérdidas. La primera me dio muy duro porque tenía mucha ilusión. Después con una amiga hicimos un trabajo para entender qué pasó. pero con los otros dos no quise pensar tanto, ni comprarles nada, ni hablar mucho de tema. Estuve más contenida, hasta que finalmente llegó Cristóbal […] Cuando llegó Cristóbal tuvimos mucho susto porque nos dijeron que nacería con problemas. Algunos exámenes no salieron bien, y tuvimos la angustia de que pudiera tener problemas muy graves. Fue un embarazo fuerte, difícil, sufrido. Por eso solo conté lo del embarazo cuando tuve seis meses de gestación”, aseguró la presentadora.

En estos días de vacaciones puedes compartir con tus hijos desayunos saludables y divertidos. Son fáciles de hacer y ellos pueden ayudar. Encuentra algunas ideas en el canal de YouTube Los apuntes de Cata

Una publicación compartida de Cata Gómez (@apuntesdecata) el



Sin embargo, exámenes posteriores descartaron que el pequeño Cristóbal fuera a nacer con malformaciones o daños en su corazón y, finalmente, el bebé nació bien, en agosto de 2016, expresó la presentadora de ‘Día a día’ a la publicación:

“Nos hicieron un examen y nos dijeron que en un 98 por ciento el bebé tenía una malformación genética muy grave o una dificultad en el corazón. Nos realizamos nuevos exámenes que descartaron problemas genéticos y mostraron que sería un varón. Pero aun cuando quedaba saber si tendría inconvenientes en el corazón; había que esperar a que creciera la barriguita. En la medida en que crecía, confirmamos que estaba sano del corazón. Como el primer diagnóstico fue tan complicado, cuando supimos que el bebé venía bien, Juan Esteban, mi esposo, me dijo: “¡Ya escogí el nombre y no es negociable!, se llamará Cristóbal, porque significa el que lleva a Cristo’, y me encantó. Él llegó a alegrarnos la vida, y un hijo es el mejor regalo de Dios”.



Además, la presentadora habló de cómo divide su tiempo entre sus dos hijos y el trabajo; lo que ha significado Cristóbal a su familia, y de lo apegados que están su esposo y su hija mayor al bebé.

“Dios nos regaló este angelito que vino a acompañarnos. La primera palabra que dijo Cristóbal fue papá, cuando regresamos la semana pasada de un viaje: el bebé se le lanzó al papá, porque lo prefiere a él, aunque soy yo la que pasa más tiempo con él (risas) […] Y Emilia ha sido muy buena hermana. Yo tenía angustia con la llegada de Cristóbal, porque antes la mitad de mi día era para Emilia. Ahora el tiempo es para los dos, pero compartimos de otra manera en la que incluimos al bebé. Ella ha sido muy especial […] Yo veo ese amor de hermanos y me siento realizada”, dijo la presentadora.